Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSEJO DE MINISTROS | La reforma beneficia a 4.000 jóvenes

La insumisión y la deserción desaparecen del Código Penal

El Gobierno eliminó ayer el delito de insumisión y los referidos a la deserción del Código Penal y del Código Penal Militar con efecto retroactivo. El ministro de Justicia, Ángel Acebes, anunció la medida tras el Consejo de Ministros, e informó de que los beneficiados son más de 4.000 insumisos con sentencias firmes o procesos abiertos. Siete desertores encarcelados podrían ser liberados inmediatamente si solicitan el indulto.

Acebes precisó que el anunciado anteproyecto de Ley Orgánica de Modificación del Código Penal adapta este cuerpo legal a 'la nueva realidad de no obligatoriedad del servicio militar ni de su alternativa civil, la prestación social sustitutoria'. El anteproyecto, según explicó el ministro, prevé la derogación de los artículos 527 y 604 del actual Código Penal, que fijan penas contra el deber del cumplimiento del servicio militar y la prestación social sustitutoria de inhabilitación especial para el empleo o cargo público, por un periodo de cuatro a seis años.

El informe, que el ministro de Justicia presentó ante el Consejo de Ministros, recuerda que la redacción originaria del Código Penal de 1995 contemplaba penas de privación de libertad de seis meses a dos años y de inhabilitación absoluta de 10 a 14 años contra el deber de prestación del servicio militar, mientras que los delitos contra el cumplimiento de la prestación social sustitutoria se castigaban con la pena de inhabilitación absoluta de entre ocho y 12 años y una multa de 12 a 24 meses.

La reforma de 1998, inspirada en el principio de igualdad constitucional entre el servicio militar y la prestación social sustitutoria, unifica las penas para ambos delitos y elimina las penas privativas de libertad y reduce las de inhabilitación.

Acebes argumentó ante el Consejo de Ministros que la situación ha cambiado en España tras alcanzar el objetivo de la plena profesionalización de las Fuerzas Armadas, con lo que el servicio militar obligatorio y la prestación social sustitutoria han quedado suspendidas desde el pasado 31 de diciembre. Como consecuencia de ello, el Consejo de Ministros decidió derogar las previsiones del Código Penal sobre los delitos, hoy de imposible comisión, contra el deber de prestación del servicio militar y de su versión civil.

Aceptar indultos

El ministro de Justicia anunció también que la modificación del Código Penal se tramitará con carácter de urgencia y adelantó la disposición del Gobierno a aceptar indultos si los siete desertores encarcelados los solicitan.

Sin embargo, Alberto Estefanía, uno de los siete desertores, perteneciente al Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC), señaló ayer que no desea salir de la cárcel, pese a la decisión del Ejecutivo de modificar el Código Penal, porque 'los motivos por los que empezamos la campaña de insumisión y que nos llevaron a prisión, permanecen', informa Servimedia. 'Ni pedimos el indulto ni la despenalización de la insumisión porque no se han conseguido los objetivos que perseguimos, una sociedad desmilitarizada, sin ejércitos ni guerras', señaló Estefanía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de febrero de 2002