LA CRISIS EN ARGENTINA

La policía argentina registra empresas para detectar fugas de capital

Las sedes de las filiales del BBVA y Prosegur, entre las investigadas por orden de los jueces

Agentes de la Policía Federal argentina realizaron ayer, por orden del juez federal Norberto Oyarbide, una amplia operación en bancos, empresas transportadoras de caudales, aduanas y aeropuertos en busca de pruebas sobre la millonaria evasión de capitales que colocó al sistema financiero al borde de la quiebra y provocó la congelación de depósitos (el llamado corralito), que entró en vigor el pasado 3 de diciembre. Las oficinas centrales en Buenos Aires del español BBVA y del HSBC, con sede en Hong Kong, fueron registradas durante varias horas por los agentes.

Más información

El juez investiga una denuncia sobre la presunta fuga de Argentina de unos 20.000 millones de dólares. Los datos del Banco Central indican que entre marzo y octubre del año pasado salieron 7.388 millones de dólares y que el mes de noviembre, cuando se produjo la mayor corrida bancaria, la cifra llegó a 7.132 millones. El operativo policial se produce en un contexto de malestar generalizado de la población contra los bancos por la imposibilidad de disponer de sus fondos.

Las entidades de crédito son uno de los principales objetivos de los cacerolazos y otras protestas callejeras, que hace dos días degeneraron en violentos ataques a varias oficinas bancarias en las provincias de Jujuy y Santa Fe. Fuentes del BBVA confirmaron que los policías llegaron a las instalaciones del banco, en el centro financiero de Buenos Aires, pasadas las once de la noche del miércoles y permanecieron en el lugar hasta el jueves por la mañana, en presencia del gerente general de la entidad, Jaime Guardiola. Los agentes pidieron todo tipo de información, revisaron documentos y transacciones y se llevaron diversas carpetas, indicaron fuentes del banco. Además, fue registrado el centro de cómputo. La policía se llevó documentación en papel y en soporte magnético. 'Estamos tranquilos y hemos ofrecido toda nuestra colaboración con la justicia', añadieron las fuentes. 'El banco no efectuó ningún envío de remesas de dinero al exterior en el periodo que están investigado. No sólo eso, abastecimos de dólares toda la red de cajeros automáticos Banelco' en los días previos al corralito.

Los allanamientos se repitieron en otras sedes bancarias, en varias empresas de caudales que supuestamente habrían trasladado el dinero evadido los días previos a la aplicación del corralito -Juncadella-Prosegur, Brink's, Vigencia, Firme, SA, y Ducke-, en las oficinas administrativas de los dos aeropuertos de Buenos Aires, en las oficinas de las compañías American Airlines, United Airlines y Laoa y las de la autopista de Ezeiza. Los agentes se llevaron las cintas de vídeo de las cabinas de peaje, en las que queda registrado quién ha pasado y a bordo de qué vehículo. Un funcionario de Aeroparque dijo que los policías revisaron los planes de vuelo de las últimas semanas.

La investigación del juez Oyarbide, que estuvo suspendido de su cargo por dos años, es consecuencia de la denuncia presentada por el abogado Juan Carlos Iglesias sobre la presunta salida de Argentina de 20.000 millones de dólares. El denunciante anuncia para hoy nueva información sobre el caso y asegura que nadie podrá eludir sus responsabilidades. Algunos medios informativos han publicado que en los últimos días de noviembre 358 camiones blindados transportaron dinero hasta el aeropuerto de Ezeiza. Iglesias menciona 380 viajes. Las cifras oficiales, indican que en los últimos seis meses sólo salieron por la aduana del aeropuerto internacional 1.000 millones de dólares. Las instalaciones aeroportuarias disponen de unas ocho puertas para la entrada y salida de vehículos, pero sólo una está controlada por funcionarios de la Aduana. La vigilancia de los otros puntos corresponde a la Policía Aeronáutica.

Sistema ilegal

Paralelamente a la causa que instruye el juez Oyarbide, la juez María Servini de Cubría investiga otra denuncia presentada el 31 de diciembre por las diputadas Graciela Ocaña y Marcela Rodríguez, de Alternativa por una República de Iguales (ARI), que asegura que en días posteriores a la congelación de depósitos salieron del país 10.000 millones de dólares. 'Los bancos montaron un sistema financiero ilegal para sacar dinero, antes y después del corralito, depósitos superiores a los 100.000 dólares', declaró ayer la diputada Ocaña, que acusa a bancos y a grandes empresas de ser los más beneficiados de la fuga de capitales. 'No puede ser que los fondos estén fuera y aquí sólo queden las deudas'.

Una comisión especial de la Cámara de Diputados se dispone a investigar los fondos transferidos al exterior durante el año 2001. La acusación de las diputadas Ocaña y Rodríguez presume que algunas entidades bancarias incitaron a los mayores depositantes a trasladar sus fondos desde las cuentas declaradas en la banca argentina hacia cuentas en el extranjero. Según esta versión, los bancos habrían recibido información reservada de los planes del Gobierno, por lo que piden la imputación del ex presidente Fernando de la Rúa, el ex jefe de Gabinete Chrystian Colombo y el ex ministro de Economía Domingo Cavallo. La juez Servini ha requerido del Banco Central información sobre movimientos de depósitos de varias entidades financieras.

Fuentes oficiales del BBVA en España señalaron ayer a este periódico que, tras el registro de la policía argentina en su sede de Buenos Aires, se ha comprobado 'la inexistencia de operaciones de exportación de divisas al exterior', informa Íñigo de Barrón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de enero de 2002.

Lo más visto en...

Top 50