_
_
_
_
_

El Gobierno de Pujol no hará públicos los nombres de sus más de 200 asesores

De Gispert anuncia un decreto más flexible para contratar eventuales

El Ejecutivo de Convergència i Unió (CiU) mantendrá oculta la lista de los más de 200 asesores gubernamentales y tan sólo hará públicas sus categorías laborales y el sueldo anual, según informó ayer en el Parlament la consejera de Gobernación, Núria de Gispert, pese a los requerimientos del resto de partidos. La consejera también anunció la aprobación de una nueva orden que flexibilizará la contratación de trabajadores eventuales en la Administración catalana. La oposición acusó ayer a De Gispert de oscurantismo y opacidad.

Desde 1997, la Administración de la Generalitat está obligada a publicar en el Diario Oficial (DOG) los listados de sus trabajadores y sus categorías laborales, pero no sus nombres, requisito que tan sólo empezó a cumplir a partir de este año y que, ayer, la consejera se comprometió a seguir efectuando cada tres meses. El mismo criterio utilizará para los contratados eventuales, más conocidos como asesores, porque la divulgación de sus nombres, tal como le exigió ayer la oposición y el Partido Popular, vulneraría la ley de protección de datos. A partir de enero de 2002, el Gobierno catalán publicará en el DOG el número de asesores y su sueldo anual, es decir, si su categoría está asimilada a un funcionario o a un alto cargo. En ningún momento, señaló De Gispert, un asesor ha percibido una retribución superior a cualquier alto cargo de la Generalitat.

Pero las palabras de la consejera no convencieron a la oposición. Todos los grupos acusaron a De Gispert de 'secretismo' y 'oscurantismo' y exigieron la publicación de los nombres de los cargos de confianza. Incluso, los conservadores reclamaron conocer esta lista aunque sea de forma restringida a los parlamentarios.

El socialista Antoni Siurana denunció el 'secretismo' en la contración de personal de confianza del Gobierno y aseguró que 'no se ha cumplido la ley en referencia a la publicación de los puestos de trabajo', 'quebrando así la confianza del funcionariado'. Rafael Ribó, de Iniciativa per Catalunya-Verds, advirtió de la 'macrocefalia estructural' de la Administración.

A día de hoy, el Gobierno catalán, informó la consejera, cuenta con 208 trabajadores eventuales, 114 de ellos estructurales (jefes de gabinete, prensa, protocolo, relaciones institucionales y secretario/a personal), 56 asesores, y 38 contratados para programas sectoriales. El 80% tiene sueldos asimilados a la escala funcionarial y el resto, a altos cargos. Para el próximo año, este número se incrementará hasta los 218, tal como figura en los presupuetos de la Generalitat.

Nuevo reglamento

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Consell Executiu del próximo martes aprobará un nuevo reglamento mucho más flexible para la contratación de asesores, que reformará el anterior de 1996. Así, en la categoría de estructurales se podrán crear dos puestos de adjuntos y el de asesores no deberá superar el 25% del total de eventuales, cuando en la actualidad es del 26,9%. La duración de los contratos de personal para políticas sectoriales será de dos años como máximo. A hhuicio de Joan Ridao, de Esquerra Republicana, el Gobierno necesita un nuevo decreto para legalizar a 'todos los asesores que se encuentran en situación irregular, como los 31 que tiene el Departamento de Presidencia'. En cambio, De Gispert señaló que el modelo adoptado por el Ejecutivo catalán 'restringe notablemente' la contratación de eventuales y asesores y consideró el número actual como de 'mínimo necesario' y 'no exagerado'.

De acuerdo con la consejera, la difusión este año de los nombres de más de 200 asesores gubernamentales se trató de un 'error' porque vulneró la intimidad de esas personas. La publicación de esta lista, conseguida por Joan Ridao, le costó el cargo a la directora general de la Función Pública, Mari Angels González, y el traslado a otra sección del departamento al director general de Relaciones con el Parlament, Josep Manuel Silva Alcalde. Entre los asesores gubernamentales figuraban ex altos cargos del Gobierno y militantes y simpatizantes de Convergència i Unió, como la cantante Núria Feliu o el escritor Baltasar Porcel. Como se encargó ayer de recordar Joan Ridao en el Parlament, 'ha sido el comedero más espléndido que ustedes [CiU] han tenido nunca en la Administración' y acusó al Gobierno de 'politizar la Administración, con jubilaciones bien retribuidas'.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_