Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder pastún Hamid Karzai se perfila como nuevo presidente de Afganistán

La conferencia de Bonn ultima el Gobierno provisional que asumirá el poder en diciembre

La conferencia interafgana tocaba ayer a su fin, después de que las facciones reunidas en Bonn dieran su visto bueno al plan de transición propuesto por la ONU. Anoche sólo quedaba por resolver una cuestión fundamental: la elección de un presidente para el Gobierno provisional que ejercerá el poder en Kabul durante los próximos seis meses. El líder pastún Hamid Karzai, que combate a los talibanes en la zona de Kandahar, se perfilaba como el nuevo dirigente de Afganistán. Si todo va bien, hoy tendrá lugar la firma solemne del acuerdo.

El canciller alemán, Gerhardt Schröder, líder del país anfitrión de las negociaciones sobre Afganistán, será quien presida la ceremonia de rúbrica. 'Esperamos firmar mañana', declaró anoche el portavoz de la ONU, Ahmad Fawzi a los periodistas, haciendo hincapié en 'si todo va bien'.

Los delegados de la Alianza del Norte y de los tres grupos de exiliados reunidos en la antigua capital alemana dieron un gran paso adelante al aprobar definitivamente el documento de transición propuesto por la ONU. El acuerdo se produjo después de que el líder de la Alianza del Norte, Burhanudin Rabbani, todavía presidente de Afganistán reconocido por la comunidad internacional, diera el visto bueno desde Kabul a los candidatos para formar el nuevo Gobierno. Rabbani fue presionado por los observadores internacionales presentes en Bonn para que aceptase el acuerdo, que no le reserva un papel específico en la transición. El documento de la ONU se limita a darle las gracias por los servicios prestados y su buena disposición a transferir el poder a la nueva Administración.

La Alianza, que controla la mayor parte del territorio afgano gracias al apoyo militar de EE UU, ha renunciado a presidir el Gabinete, pero a cambio pretende conservar las carteras clave, entre ellas las de Defensa, Exteriores e Interior, que actualmente ejercen Mohamed Fahim, Abdulá Abdulá y Yanus Qanuni, respectivamente.

Los delegados permanecían anoche reunidos con el representante especial de la ONU para Afganistán, Lakhdar Brahimi, para elegir al presidente del Gobierno provisional y repartir las 28 carteras del Gabinete. La reunión -probablemente la última de la conferencia- se preveía larga, hasta altas horas de la madrugada. Según los criterios fijados por Naciones Unidas, en la formación del Gobierno se tendrían en cuenta la diversidad étnica de Afganistán, los intereses de las facciones presentes en Bonn y la importancia de la participación de la mujer.

El nuevo Gobierno provisional deberá tomar posesión en Kabul a finales de diciembre, probablemente el día 22, y sustituirá a la Alianza del Norte como legítimo representante de la soberanía afgana. Todas las milicias armadas deberán ponerse a sus órdenes desde ese momento.

El líder pastún Hamid Karzai, de 42 años, es el hombre que los delegados y observadores internacionales apuntaban como jefe del Gobierno provisional. Karzai, que se define a sí mismo como un musulmán moderado, participa estos días en el asedio a Kandahar, último bastión taliban.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de diciembre de 2001