Reportaje:

Un congreso para aprender a morir

La Asociación Española de Tanatología abordará en Valencia fórmulas para afrontar con dignidad el último trance

No es nada fácil acompañar a las personas que saben que van a morir inexorablemente en un plazo tasado. Tampoco a los familiares que les acompañan. Ni durante los últimos días de la enfermedad, ni tras el fallecimiento del ser querido. Para abordar todas estas cuestiones, la Asociación Española de Tanatología celebrará en Valencia entre los próximos días 26 y 28 de octubre las primeras Jornadas sobre el Amor y la Muerte.

'Pretendemos que la muerte deje de ser un tábú', apunta Mar Cortina, psicóloga y presidenta de la asociación que convoca las jornadas. 'Partimos de la base de que si se comparten o se hablan los temores, si no se eliminan, al menos se reducen', añade.

El congreso se ha planteado desde un punto de vista multidisciplinar, de forma que a lo largo de las tres sesiones se pueda tratar los aspectos relacionados con la muerte desde el mayor número de perspectivas posibles. 'Queremos poner en contacto la filosofía, la medicina, la psicología o la psicoterapia', explica Cortina, quien insiste en que la convocatoria no pretende ser un congreso médico destinado exclusivamente a los profesionales. 'No es un congreso de cuidados paliativos', subraya, sino una reunión destinada a plantear cómo acompañar a quienes se mueren y cómo hacer frente a un fallecimiento, sobre todo en el ámbito familiar.

La presidenta de la asociación incide en la idea de perder el miedo a la muerte, porque 'todos vamos a pasar por ahí', recuerda. Y hay ciertas claves que facilitan o suavizan las formas de acompañar a los enfermos terminales en los días previos a su último trance.

Una de ellas consiste en potenciar 'el respeto hacia la persona y lo que quiere expresar', dice Cortina. Se trata de ampliar la receptividad, 'abrir todos los sentidos', y ofrecer al enfermo lo que pide. 'Más allá de nuestra necesidad, se ha de respetar su necesidad', señala.

Otro de los aspectos que subraya la organizadora del congreso es la noción de que el paciente es digno de ser tratado con todo el respeto hasta el final. 'Hasta que no dejamos de respirar, todos somos seres humanos', sintetiza Cortina.

El congreso girará en torno a tres ejes fundamentales. Uno de ellos tratará los aspectos relativos al concepto de morir dignamente, sustentado en gran parte en la idea de fomentar la libertad de elección de la forma de fallecer.

El segundo versará esencialmente sobre las formas más adecuadas de acompañar a los pacientes en la fase terminal de su enfermedad.

Y el último aspecto esencial que se abordará en las jornadas estará enfocado a sobrellevar la ausencia de los seres queridos. Todos ellos destinado a potenciar una idea: 'Desterrar el miedo a morir para que la vida sea más intensa'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de octubre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50