'CASO MAREY'

El Supremo ordena el ingreso en prisión "sin dilación" de Vera y Barrionuevo

El tribunal rechaza suspender la pena a cuatro ex policías por la gravedad del 'caso Marey'

El auto del Tribunal Supremo ordena también el reingreso inmediato del ex director general de Seguridad Julián Sancristóbal, del ex secretario general de los socialistas vizcaínos Ricardo García Damborenea, de los ex comisarios Miguel Planchuelo, Julio Hierro, Francisco Sáez, Luis Hens y Juan Ramón Corujo.

Barrionuevo reiteró ayer sus sentimiento de 'decepción' y 'humillación' ante la 'injusticia' del Tribunal Supremo, y mostró su extrañeza porque cuatro de los policías condenados, a los que les quedan menos de dos años por cumplir y que no tienen antecedentes penales, no se les aplique la remisión condicional de la condena. 'No necesito esa compañía, con ingresar yo es suficiente', dijo.

Más información

Rafael Vera, en declaraciones a la Cadena Ser dijo que 'esto de las prisiones no es la red de paradores nacionales'. 'Me da lo mismo una que otra, pero supongo que volveré a la misma de la que salí, que es Alcalá-Meco', añadió.

El auto del Tribunal Supremo, redactado por Joaquín Delgado, el mismo magistrado que en su día redactó la sentencia, admite los argumentos de los defensores de los policías Hierro Sáez, Hens y Corujo cuyas penas han quedado reducidas a un año y diez meses para los dos primeros y un año y ocho meses para los dos últimos.

En ese sentido, el Supremo indica que, en contra de lo sostenido por el ministerio fiscal, en algunas ocasiones ha aceptado dejar en suspenso la condena cuando ésta, reducida por un indulto parcial, no resulta superior a dos años.

La resolución insiste largamente en que 'hay que dejar la puerta abierta a esa posibilidad', y en que 'la línea del espíritu de la ley' está en que 'algunos condenados a la privación de su libertad tengan la posibilidad de no ir a prisión'. Incluso expone que la acusación particular que representa a Marey y una de las acusaciones populares 'mantienen una postura acorde con la que aquí defendemos nosotros'.

Sin embargo, este discurso se quiebra 'ante las particulares circunstancias del caso'. El Supremo admite que en los cuatro ex policías 'concurren todos los requisitos' de la remisión condicional y que para conceder o denegar ese beneficio debe atenderse fundamentalmente a la peligrosidad del sujeto, 'y tal peligrosidad no existe'. Pero los cuatro reingresarán en prisión ante la gravedad del hecho cometido.La explicación es que el secuestro de Marey fue un 'hecho sumamente grave', ejecutado 'por quienes en la organización del Estado tienen encomendado velar por la libertad y el ejercicio pacífico de los derechos de los ciudadanos' y que a Marey se le privó de libertad 'sin razón alguna, durante 10 días, en condiciones infrahumanas'.

'Las respectivas penas ya se han visto reducidas a sólo la tercera parte de las impuestas en sentencia. Consideramos que sería una benevolencia excesiva el que, además, ahora se les conceda el beneficio de suspensión de su ejecución'. El tribunal añade que todos estaban cumpliendo condena cuando el Constitucional acordó la suspensión. 'Las cosas han de volver al estado en que se encontraban entonces: no hay razón alguna para realizar exclusiones'.

Cómputo de tiempo

El Supremo tampoco acoge el cómputo del tiempo que los condenados alegan tener ya cumplido por abono de la prisión provisional, por la parte de pena cumplida en prisión después de la sentencia, o por los beneficios de la redención de penas por el trabajo, a los efectos de que la pena quede reducida a menos de dos años y pueda quedar en suspenso. La parte ya cumplida y los beneficios 'no sirven para el cómputo de ese plazo de dos años' y sólo computan para los permisos penitenciarios o la libertad condicional, 'pero todo eso ocurre cuando el reo ya está en prisión'.

El tribunal termina ordenando 'sin dilación' las medidas necesarias para que los siete condenados ingresen en el establecimiento penitenciario que a cada uno corresponda, 'para lo cual se librará despacho al ministerio del Interior'.

A José Barrionuevo le quedan 3 años y 9 días por cumplir y a Rafael Vera 2 años y 7 meses, pero ambos quedaron clasificados en tercer grado de tratamiento penitenciario antes de salir de prisión, aunque posiblemente la Junta de Tratamiento Penitenciario tenga que presentar nuevos informes sobre la eventualidad de que puedan acceder al régimen abierto.

Anoche, en fuentes cercanas a los condenados no se descartaba que los ingresos pudieran tener lugar hoy miércoles en los centros penitenciarios que elijan los afectados, aunque Manuel Cobo, abogado de Vera, anunció que recurrirá la resolución.

Rafael Vera y José Barrionuevo.
Rafael Vera y José Barrionuevo.LUIS MAGÁN

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de mayo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50