Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un accidente con dos muertos y seis heridos colapsa los accesos a los túneles de Vallvidrera

Dos personas fallecieron ayer como consecuencia de un accidente de tráfico ocurrido sobre las 18.00 horas de la tarde en los túneles de Vallvidriera. Según informaron ayer fuentes de los Mossos d´Esquadra, la colisión entre los dos vehículos, un turismo Peugot 405 con matrícula de Zaragoza y una furgoneta Fiat, se produjo en el kilómetro 4,9 de la E-9, entre el primer túnel y el peaje de los Túneles de Vallvidrera, a la altura de Sant Cugat del Vallés (Vallès Occidental).

El siniestro tuvo lugar cuando uno de los coches circulaba cerca de la boca del túnel norte de Vallvidrera y, al patinar a causa del asfalto mojado por la lluvia, invadió el carril contrario. El vehículo, en el que viajaban cuatro personas, chocó frontalmente contra el otro coche, ocupado también por cuatro personas. A causa de la colisión, fallecieron José Luis A. P., de 51, e Inmaculada M., que fue evacuada al hospital Clínic de Barcelona, donde murió. Estas dos personas iban en un Peugeot 405, donde también viajaban una niña de 12 años, herida grave y trasladada al Hospital Sant Joan de Déu, y un niño ingresado en el Clínic. Los cuatro viajeros del otro vehículo resultaron heridos de diferente gravedad.

Dos helicópteros del RACC, cinco ambulancias y los bomberos, además de un equipo de psicólogos, se desplazaron rápidamente al lugar del siniestro y trasladaron a los heridos a diversos hospitales de Barcelona. Los Mossos d'Esquadra tuvieron que cortar el tráfico en el túnel en los dos sentidos de la marcha a las 18.20 horas y lo restablecieron una hora media después, tras trasladar a los heridos y retirar los vehículos accidentados.

El accidente produjo retenciones de hasta dos kilómetros en la carretera B-30, a su paso por Cerdanyola, en la autopista A-7, a la altura de Santa Perpètua de Mogoda, y en diversos puntos de la C-58.

Los efectos de este accidente, unidos a la masiva salida de vehículos por el fin de semana, diversos accidentes menores y la lluvia que en aquellos momentos caía sobre Barcelona, originaron un gran atasco en la ciudad y largas retenciones en las carreteras. El Servicio Catalán de Tráfico recomendó a los conductores tomar itinerarios alternativos para entrar y salir de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de mayo de 2001