En busca de una 'perestroika' económica al estilo de Vietnam

El Gobierno norcoreano se interesa desde hace tiempo por las reformas emprendidas por China y sobre todo Vietnam. Hay un especial interés por la do moi, la perestroika (reestructuración) que Hanoi inició en los años ochenta. Pyongyang pide regularmente documentos al Ministerio de Asuntos Exteriores vietnamita para aleccionarse e incluso solicita libros prestados a la embajada. 'Kim Jong Il pone en estos momentos especial atención a la experiencia vietnamita', aseguraba el encargado de Negocios sueco en una carta a su Gobierno el pasado 16 de abril en base a informaciones obtenidas de fuentes fiables.

El representante diplomático describe una situación llena de interrogantes y afirma que el principal objetivo de Corea del Norte en sus atisbos de apertura al exterior es fundamentalmente el beneficio económico antes que cualquier otra cosa. 'Tienen temor de que la influencia externa dificulte el mantenimiento del sistema', señala en la carta, en referencia sobre todo a los militares, que continúan siendo la clase más privilegiada y el bastión del régimen.

Más información

En realidad, el ala más dura del Ejército no oculta la satisfacción por el frenazo que ha experimentado el diálogo intercoreano, sobre todo tras la llegada de George W. Bush a la presidencia de Estados Unidos. Kim anunció el pasado 5 de abril en el Parlamento que, pese a la penuria económica y la grave crisis alimentaria, el presupuesto de Defensa, que representa más de un tercio del producto interior bruto (PIB), se incrementará este año un 15%, aunque se sospecha que el aumento será el doble.

El fin de la crisis

'La ardua marcha ha terminado', se lee en la prensa y aseguran funcionarios del Partido de los Trabajadores para indicar que el país está emergiendo de la crisis de los años noventa, agudizada por la desaparición de la Unión Soviética, principal sostén financiero del régimen, y las calamidades a mitad de la década. Sin embargo, diplomáticos y observadores extranjeros no lo creen o, al menos, dicen, 'tal vez haya terminado para la élite pero no para la mayoría de la población'.

¿Cuándo se celebrará la segunda cumbre entre las dos Coreas, después del histórico encuentro de hace diez meses entre los dos Kim? Es algo que se pregunta en su mensaje el diplomático de Estocolmo, el cual cree que en cualquier caso no tendrá lugar antes de que Estados Unidos concluya de revisar su política coreana y de la visita que tiene previsto realizar a Pyongyang el presidente chino, Jiang Zemin, a finales de verano.

Será interesante saber cómo y cuándo Kim anunciará el viaje a Seúl -la primera cumbre tuvo lugar en la capital norcoreana-, obsesionado por los problemas de seguridad. El anuncio de esta reunión no fue conocido por los norcoreanos hasta varias horas después.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de mayo de 2001.

Lo más visto en...

Top 50