Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica afirma que los móviles UMTS serán rentables en 2006

El presidente de la filial de Móviles, Luis Lada, aseguró ayer en Río de Janeiro (Brasil), en la segunda jornada de reunión con analistas internacionales, que el negocio del móvil de tercera generación comenzará a ofrecer un resultado operativo (Ebitda) positivo a partir del cuarto o quinto año desde que comience la puesta en marcha del servicio, prevista a lo largo de 2002 en los cuatro países.

No obstante, Lada reconoció el lastre que supondrá el UMTS para los resultados del grupo, cuyo beneficio operativo crecerá a un ritmo de entre el 13% y el 17% anual hasta 2004, frente a la horquilla de un aumento del 20% al 24% que tendrían sin este proyecto.

En los próximos cuatro años, la compañía espera que su número de clientes en todo el mundo, actualmente en 25 millones (incluyendo México), crezca a razón de entre un 14% y un 18% anualmente, mientras que los ingresos aumentarán de aquí a 2004 hasta el 16% anual.

Las fuertes inversiones que precisa esta tecnología han hecho que Telefónica no sólo se plantee construir conjuntamente la red de UMTS junto al resto de operadores que ganaron una licencia en Alemania, Italia, Suiza y Austria, sino que está negociando acuerdos con ellos para compartir infraestructuras y empezar cuánto antes a dar servicio comercial.

Ese avance será una realidad gracias al GPRS (servicio general de radio por bloques de datos), una tecnología intemedia entre la actual (GSM) y el futuro UMTS, que permite conexión rápida por Internet y que sólo se diferencia de la tercera generación por la imposibilidad de transmitir vídeos.

Precisamente ayer, el Gobierno belga adjudicó tres licencias de UMTS a Belgacom, Mobistar (France Télécom) y KPN Orange, las tres operadoras de móvil que ya estaban presentes en el mercado celular belga. La recaudación por las tres concesiones ascendió a 450,2 millones de euros (74.906 millones de pesetas).

Dentro de su estrategia de expansión, Telefónica Móviles asumió ayer la gestión de las cuatro operadoras celulares del Norte de México (Bajatel, Movitel, Norcel y Cedetel) que adquirió a Motorola el pasado mes de octubre, en una operación valorada en 1.800 millones de dólares (alrededor de 325.000 millones de pesetas).

La adquisición se cerrará en el segundo trimestre de este año, a través del canje de acciones proveniente de una ampliación de Telefónica de España, que las transferirá posteriormente a la filial de Móviles.

Las acciones de Telefónica repuntaron ayer un 1,76% hasta los 19 euros, mientras que las de Móviles recuperaron un 2,35% y cerraron a 8,7 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2001

Más información

  • La compañía asume la gestión de sus cuatro operadoras mexicanas