Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex dirigente de ETA Antxon Etxebeste niega su militancia en la banda

Eugenio Etxebeste, Antxon, durante muchos años ideólogo y número dos de la banda terrorista, cumplió ayer con el trámite de negar que es militante de ETA. Lo hizo en el juicio por el caso de los papeles de Sokoa, por los que está acusado de ser dirigente de ETA. El fiscal pide para él 10 años de prisión por el Código Penal ya derogado, u ocho años, tras la reforma de esta ley en 1995. Es el único juicio que Antxon tiene pendiente y en caso de ser absuelto quedaría en libertad.

Antxon siguió los pasos de otros dirigentes de la banda, como José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera; Francisco Mujika Garmendia, Pakito, o José María Arregi Erostarbe, Fittipaldi, quienes en su día también negaron ser miembros de ETA. El único que recientemente ha reconocido ser dirigente de la banda ha sido José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, que fue también ideólogo de la banda y sustituto de Antxon, pero que curiosamente fue expulsado de la organización terrorista cuando criticó la lucha armada.

Antxon desplegó en el juicio todo su encanto: se negó a contestar a las preguntas del fiscal y de las acusaciones y mientras se las leían, jugueteó con un palillo de dientes en la boca, hizo ejercicios de relajación para el cuello e inspeccionó con minuciosidad el micrófono.

A preguntas de su defensor, el habitual abogado de presos de ETA Miguel Castells, Antxon relató los periodos de deportación que ha padecido y afirmó que tiene ahora más libertad en la prisión de Alcalá-Meco que durante su estancia en la República Dominicana, cuando ejercía de interlocutor en nombre de ETA.

Carisma antifascista

Antxon llegó a justificar el que hiciera de negociador en nombre de ETA en las conversaciones de Argel, aunque sin ser de ETA, según dijo, porque siempre ha estado en disposición de hacer el papel de buenos oficios si con eso se consigue la paz. A la pregunta de por qué ETA no designó a un dirigente, Antxon explicó que seguramente él fue elegido por su propia trayectoria, ya que había sido un militante antifascista. 'Había carisma en mi persona para cumplir una función de ese nivel', añadió. Aunque luego precisó que había tenido responsabilidades en la dirección política y militar de ETA en la época franquista.

El reconocimiento de este extremo no afecta a la causa porque ya estaría amnistiado.

A continuación declaró el ex etarra arrepentido Juan Manuel Soares Gamboa, que convivió con Antxon en Santo Domingo y para el que se piden dos años de prisión por integración en ETA.

Soares desmintió a Antxon de cabo a rabo. Aseguró que era dirigente de ETA y que durante su etapa en la República Dominicana era un órgano consultivo para la banda, ya que en la estrategia política no se hacía nada sin consultarle. Agregó que recibía un trato privilegiado y que todo lo que hacía referencia a ETA pasaba por sus manos.

Soares también desmintió a Antxon al asegurar que era el autor del documento Apuntes para una reflexión obligada, sobre la estrategia de ETA, extremo que éste había negado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de febrero de 2001

Más información

  • El arrepentido Soares Gamboa le desmiente