_
_
_
_

"Choque de trenes" en Euskadi

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, criticó ayer, sin citarlo, el pacto entre el PP y el PSOE contra el terrorismo y, a cambio, pidió "diálogo político" para superar el "huracán" que vive el País Vasco. En su intervención en el I Encuentro Internacional sobre Cultura de Paz, Ibarretxe defendió el "diálogo político" como "único camino para evitar un choque de trenes". En el mismo foro, horas después, el consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián, dedicó al lehendakari el siguiente reproche: "No ha dicho que él es uno de los maquinistas de uno de esos trenes", y sin abandonar el símil ferroviario añadió: "Si no queremos que los trenes choquen habrá que frenarlos". Cebrián instó a Ibarretxe a poner de su parte para evitar ese choque, y afirmó que, desde su punto de vista, eludir el encontronazo es una responsabilidad directa tanto de Madrid como de Vitoria.Ibarretxe usó su metáfora de los trenes poco después de afirmar que "en el País Vasco hay un problema de modelo de convivencia entre la sociedad vasca y la sociedad española". Después argumentó que los esfuerzos que se hacen para atajar la violencia son "equivocados" por parte de "todos". Su explicación de esa equivocación es ésta: "Estamos confundiendo el proyecto de paz con el proyecto político de cada uno". Y ahí llegaron los trenes: "Creemos que sólo hay un camino para conseguir la paz: el que propone nuestro proyecto, y esto lleva a un problema político de primera dimensión que puede desembocar en un choque de trenes" que sólo solucionará, dijo, el diálogo. Ibarretxe admitió que tanto lo que él considera "nacionalistas españoles" como los nacionalistas vascos creen que su modelo es el único válido para conseguir la paz.

Más información
El Rey proclama que la paz sólo es "posible y duradera" con "democracia real para todos"

Cebrián también se refirió al diálogo. "Es preciso dialogar", afirmó, "pero sabiendo cuáles son los límites del diálogo y quién dialoga", precisó. Cebrián advirtió del peligro que supone hacer declaraciones de "buenas intenciones" y luego dejar que todo siga igual.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_