Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey proclama que la paz sólo es "posible y duradera" con "democracia real para todos"

La paz sólo es posible y logrará ser duradera en una democracia real, para todos, que garantice la dignidad de la persona y sus derechos irrenunciables, proclamó ayer el rey Juan Carlos en la inauguración del I Encuentro Internacional sobre Cultura de Paz, organizado por la Fundación para una Cultura de Paz, que preside Federico Mayor Zaragoza, ex presidente de la Unesco, y la nueva Universidad Juan Carlos I. El Rey pidió "evitar a nuestros hijos el horror de la guerra". Mayor Zaragoza defendió como principio: "Con la palabra, todo, con la violencia, nada".

Frente a la violencia

"La paz es más que una aspiración, más que un objetivo. Es un quehacer cotidiano", fueron las primeras palabras de don Juan Carlos en la inauguración del encuentro internacional que reúne estos días en Mótoles a varios premios Nobel, ex secretarios generales de la ONU, ex presidentes del Gobierno y otras personalidades que se han distinguido por su esfuerzo en favor de la paz.El Rey aseguró que "la paz sólo es posible y duradera en un contexto político de principios democráticos que aseguren un desarrollo económico, político y social digno". Ese contexto "en el ámbito nacional e internacional debe basarse en la democracia real y efectiva para todos los ciudadanos y en la aplicación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos".

Educar para la paz

Don Juan Carlos aseguró que la paz es "una cultura" y, como tal, "necesita identificarse con algo sustancial, que todos podamos compartir y en cuyo seno podamos vivir". Esa "razón última", subrayó, "sólo puede ser la dignidad de la persona y sus derechos irrenunciables".

Antes de la intervención del Rey, Federico Mayor Zaragoza, uno de los organizadores del Encuentro, asegúró que "la paz hay que construirla cada día, trabajar por ella". Y debe ser un objetivo irrenunciable "frente a la violencia y la muerte". Federico Mayor sugirió pasar "de la razón de la fuerza a la fuerza de la razón". El ex presidente de la Unesco defendió que la demeocracia no es sólo una condición para la paz sino también "la mejor forma de luchar contra la pobreza". Para conseguir que el siglo XXI supere los excesos del que ahora concluye, Mayor Zaragoza subrayó la necesidad de que la democracia llegue a todos los rincones del planeta como una nueva cultura de futuro.

"El pasado ya está escrito, pero el futuro está intacto, y es legado que debemos ofrecer a nuestros hijos". Como ejemplo de la importancia de la educación para conseguir una cultura de democracia, paz y progreso económico, apuntó que la expansión de la educación en los países pobres ha sido el factor que más ha contribuido a reducir su crecimiento demográfico.

El rector de la Universidad Juan Carlos I, Rogelio Pérez Bustamante, también organizador de las conferencias, calificó la paz como "un ejercicio permanente de tolerancia".´ También subrayó que este es el último congreso dedicado a la paz en este siglo y defendió la universidad como germen para la creación de una sociedad sin diferencias.

El presidente de la comunidad autónoma de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, pidió a los participantes que, desde su diferente responsabilidad, impulsen "un nuevo orden mundial que asuma el reconocimiento de las diferencias, pero también la asunción de que lo que nos une es mucho más que lo que nos separa".

El presidente honorario del Club de Roma, Ricardo Díez Hochleitner, pidió "educar para la paz y prevenir la ignorancia" como estrategia principal en favor de la dignidad humana y en contra de la violencia, el terrorismo, las desigualdades y la intolerancia que han hecho del siglo XX "el más sangriento de todos los siglos".El ex secretario general de Naciones Unidas, Butros Butros Gali, opinó que "la mundialización será lo que hagamos de ella" y advirtió de tres peligros: la disolución de los Estados en los mercados, el repliegue de las comunidades sobre sí mismas en nombre de la diferencia, y el abismo entre los que disponen de información y los que carecen de ella.

El foro dedicó ayer su "panel global" a reflexionar sobre "los grandes desafíos del siglo XXI". Mayor Zaragoza moderó esta ponencia inaugural en la que participó también Jordi Pujol, presidente de la Generalitat de Cataluña, el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo, la europarlamentaria Emma Bonino, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, y el premio Nobel de Literatura Wole Soyinka.

La conferencia continuará hoy y mañana con la presencia de importantes personalidades entre las que destacan el ex presidente de portugal, Mario Soares, Danielle Miterrand, viuda del ex presidente francés, y la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de diciembre de 2000

Más información

  • Don Juan Carlos inaugura en Móstoles el I Encuentro Internacional sobre Cultura de Paz