Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS - EMPOTRARON UN BMW CONTRA EL ESCAPARATE

Una joyería de Alicante sufre un robo por el método del 'alunizaje'

Una joyería de Alicante fue atracada durante la madrugada de ayer lunes con el sistema del alunizaje. Los ladrones sustrajeron piezas de alta joyería y relojería, cuyo valor aún no ha sido cuantificado, aunque la propietaria del establecimiento cifró el robo en varias decenas de millones de pesetas. Los joyeros alicantinos exigen leyes contundentes para atajar la escalada de robos, que ya ha supuesto para el sector unas pérdidas cercanas a los 700 millones durante este año.

El atraco se produjo sobre las cinco de la madrugada del lunes, cuando los ladrones, por el método del alunizaje -consistente en empotrar un coche contra el escaparate del establecimiento-, penetraron en el interior de la joyería Espinosa, ubicada en el número 4 de la calle del Duque Zaragoza de Alicante, y se apoderaron de piezas de alta joyería y relojería valoradas en decenas de millones de pesetas, según precisó María Fernanda Espinosa, una de las hijas del propietario de la joyería. El establecimiento comercial, fundado en 1920, sufrió hace 15 años un robo, en el que los ladrones amenazaron a punta de pistola al propietario y le obligaron a que entregara la caja fuerte. Espinosa expresó su indignación por lo ocurrido ayer, y lamentó que "no se acercara nadie hasta el lugar de los hechos, pese a que sonó la alarma". La Policía Nacional ha iniciado una investigación para localizar a los autores del atraco, quienes utilizaron un turismo, marca BMW, para romper el escaparate, y un segundo vehículo para huir, según fuentes policiales.

Por su parte, el presidente del Gremio Provincial de Joyeros, Plateros y Relojeros de Alicante, Miguel Sáez, reclamó medidas más contundentes contra estos delitos, entre las que mencionó la cárcel preventiva para los autores de estos atracos. Sáez recordó que desde el pasado mes de enero, más de ocho comercios de la provincia han sufrido siniestros, con unas pérdidas valoradas en cerca de 700 millones de pesetas.

Sáez indicó que el pasado año los robos perpetrados en establecimientos de la Comunidad Valenciana originaron unas pérdidas superiores a los 500 millones de pesetas, de los cuales más de un centenar correspondieron a robos producidos en la provincia de Alicante.

El dirigente del gremio aseguró que el sector se encuentra "indefenso" ante la ausencia de medidas desde las instituciones públicas para abordar el problema y establecer soluciones al respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de diciembre de 2000