Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Médicos de La Paz tratarán de separar a dos siamesas de origen marroquí

El equipo médico del hospital La Paz, que hace dos años logró separar con éxito a las siamesas marroquíes Salma y Samia Fati, se enfrenta de nuevo a un reto similar: las pequeñas Fátima y Amina Agunin, también siamesas y de nacionalidad marroquí, serán operadas en el hospital madrileño en breve, tras asumir el Instituto Nacional de la Salud (Insalud) los gastos de la operación. Fátima y Amina, de 15 meses de edad, comparten una sola pelvis, dos piernas, el recto y el aparato genito-urinario, aunque tienen cuatro brazos y todos los órganos vitales independientes.El principal problema de la operación reside en que las hermanas comparten también la columna vertebral a partir de las vértebras lumbares. "Todo dependerá de la separación de la columna", afirmó ayer el doctor Benhamú, el pediatra de las niñas en Marruecos. Antes de autorizar su separación, este doctor tuvo que convencer a los padres de Fátima y Amina, dos jóvenes de 21 y 24 años de edad muy religiosos y sin recursos económicos, y pedir el consejo de varios ulemas (expertos en la ley islámica).

Los médicos prevén que la separación dejará a cada niña con una pierna y media pelvis, de forma que habrá que dotarlas de sendas prótesis para que puedan caminar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 2000