El Supremo chileno se reúne por sorpresa para ultimar su fallo sobre Pinochet

La Corte Suprema difundirá hoy el fallo mediante el cual le quitó la inmunidad parlamentaria a Augusto Pinochet. El resultado se da a conocer siete días después de que el pleno del tribunal votara rechazar la apelación de la defensa del ex dictador a la resolución de la Corte de Apelaciones de Santiago, que lo desaforó por 13 votos contra 9. De manera extraordinaria, y causando cierta expectación, el pleno de la Corte Suprema se reunió ayer para revisar la redacción final del fallo de mayoría y minoría, pues había "detalles que maquillar", según el magistrado José Benquis.

Más información
Una semana de digestión para el desafuero

Al diferir el conocimiento público de la sentencia y de la votación de los magistrados, la Corte Suprema abrió paso a una semana de filtraciones -coincidentes en que Pinochet fue desaforado, pero no así en el resultado-, de tensa espera y presiones. Con el grado inferior de dramatismo que tiene un fallo cuyo resultado es considerado un hecho virtual en el país, todas las cartas están ya sobre la mesa. El Gobierno aseguró que las Fuerzas Armadas respetarán la resolución de la Corte Suprema y "no debiera esperarse ningún tipo de actuación que no corresponda a esa conducta", afirmó el ministro de Defensa, Mario Fernández, en declaraciones a radio Chilena. La derecha se apresta a criticar la resolución como un fallo de carácter político y no jurídico, mientras los partidos oficialistas, que desean el desafuero del ex dictador, enfatizaron la necesidad de que todos los sectores respeten el fallo.

También se prevé que los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas visiten a Pinochet en su domicilio mientras que tanto partidarios como detractores del general ya han anunciado que acudirán al palacio de los Tribunales a esperar el texto del fallo.

Tras una baja médica, el juez Juan Guzmán, que investiga las 157 querellas presentadas contra el ex dictador, retomó ayer sus funciones, aunque no acudió a su oficina. Después del fallo, Guzmán concentrará en sus manos las decisiones procesales en el caso de los 19 secuestros calificados cometidos por la caravana de la muerte por los cuales los querellantes pidieron el desafuero de Pinochet. Él es quien deberá decidir en qué momento solicitará los exámenes médicos, si interroga o no al general y las diligencias que pedirá. Los querellantes han resuelto esperar a ver las iniciativas de Guzmán antes de iniciar las propias.

La defensa, en cambio, variará su estrategia incorporando una línea más política de argumentación, que incluiría una explicación del ambiente previo al golpe de Estado de septiembre 1973. Según adelantó el diario El Mercurio, la idea es que, paralelamente, los partidos de derecha contribuyan a recordar ese clima también en el Congreso, contrarrestando así el efecto del fallo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS