El abogado de Greco confirma que el 'capo' huyó ante su inminente extradición a Italia

El mafioso italiano Giovanni Greco, huido pocos días antes de que el Gobierno español acordase su entrega a Italia para ser juzgado por dos asesinatos, hizo llegar a su defensor en el proceso de extradición, José Luis Sanz Arribas, un mensaje a través de un hermano suyo en el que le agradece su defensa y le comunica: "Reapareceré cuando me absuelvan en Italia". Ésta es la última noticia, aunque indirecta, que Sanz tiene de Greco. La última vez que se vieron, a mediados de julio, le recomendó que siguiera presentándose a la policía, pero su cliente ya pensaba en la fuga.

José Luis Sanz Arribas es un conocido abogado especializado en Derecho Penal que ha intervenido en procesos como el del 23-F, en el que defendió a tres capitanes de la Guardia Civil, o el de la colza. También ejerció la acusación contra los secuestradores de la niña Melodie Nakachian y defendió ante la Audiencia Nacional al presunto traficante de armas sirio Monzer al Kassar, al que sacó, absuelto, de la prisión a la que le había enviado año y medio el juez Baltasar Garzón. Localizado ayer telefónicamente mientras almorzaba en un restaurante próximo a Marbella, donde dedica sus vacaciones al golf, Sanz no mostró extrañeza por la huida de Giovanni Greco, casi como si fuera la consecuencia lógica de los acontecimientos.

La última vez que el mafioso ingresó en la cárcel, el 23 de marzo, fue hasta que se comprobó que estaba cumpliendo el régimen de presentaciones periódicas en el juzgado. La Audiencia le dejó en libertad el 6 de abril y Greco regresó a Mallorca, aunque vigilado por la policía y con la obligación de presentarse a diario en el juzgado de Manacor.

"Durante los días que siguieron a la sentencia del Tribunal Constitucional [el abogado se refiere a las fechas siguientes al 12 de junio] estuve diariamente en contacto con él y le dije que siguiera presentándose a la policía", asegura Sanz.

El letrado detalla después los aspectos ya conocidos de ese fallo judicial, que revoca parcialmente el de extradición dictado por la Audiencia y deniega la entrega a Italia de Greco para cumplir la pena total de 30 años que se le impuso en ese país en cuatro juicios celebrados en su ausencia.Sin embargo, el Constitucional deja a salvo su extradición para ser juzgado por los asesinatos de los jefes mafiosos Salvatore Mazzola y Giacco Palazzolo.

"Greco me dijo que él no tenía nada que ver con eso, que era un víctima de la mafia, y que se marchó de allí porque no quería acabar como otros miembros de su familia. Insistió en que él no había sido. Pero yo le dije que debía defenderse de esas acusaciones en Italia", continúa Sanz, que añade que tenía la intención de oponerse a su entrega tras haber presentado en la Audiencia una certificación de que el proceso por las muertes de Mazzola y Palazzolo se está celebrando en Italia en su ausencia. Según consta en las actuaciones, el juicio se inició efectivamente, pero las autoridades judiciales decidieron suspenderlo para que el Constitucional no denegase la entrega de Greco. Sin embargo, Sanz asegura que aportó una certificación en la Audiencia que demostraría que el juicio sigue.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El abogado agrega que, a principios de agosto, la Audiencia declaró firme la extradición de Greco para ser juzgado en Italia, pero que esa decisión había quedado sin efecto en otra anterior de junio: "Por tanto, han declarado firme un auto que era ya inexistente, y en agosto, un mes inhábil a efectos judiciales, lo que me propongo recurrir", advierte.

"La última vez que hablé con él [Greco] fue cuando estaban negociando el convenio el ministro de Justicia español, Ángel Acebes, y el italiano [Piero Fassino]", explica Sanz, que alude así a la firma del convenio entre España e Italia para superar los problemas de las extradiciones de mafiosos juzgados en rebeldía.

"Van a venir por mí", le dijo Greco la última vez que se vieron. Sanz trató de tranquilizarle pero él le insistió en que no veía clara su situación. "La última noticia que tuve fue una llamada de su hermano en la que me decía que Giovanni había decidido no seguir esperando porque estaba seguro de que le iban a echar de España", prosigue.

Según Sanz, el hermano de Greco también le dijo: "En Italia, su defensor le ha asegurado que va a quedar absuelto en el proceso de los asesinatos. Mi hermano me encarga que le diga que reaparecerá cuando en ese juicio sea absuelto".

Mientras tanto, la policía española continuaba ayer buscando a Greco, cuya desaparición se conoció al mismo tiempo que el Consejo de Ministros acordaba su entrega a Italia. Para ello ha recurrido también a la Interpol. Según fuentes policiales, se sospecha que se halla en Brasil.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS