Detenidas dos personas por cometer una estafa de 50 millones a través de Internet

La Guardia Civil ha detenido a dos personas como presuntos responsables de un fraude comercial por valor de 50 millones de pesetas realizado a través de Internet, mediante el uso ilegal de los datos de las tarjetas de crédito de los clientes, generalmente extranjeros, de un establecimiento de hostelería de Fuengirola (Málaga). Uno de los detenidos, J.L.L.M., residía y trabajaba en Fuengirola en un establecimiento de hostelería, donde tenía acceso a las tarjetas de crédito de los clientes. El ahora arrestado anotaba los datos que aparecían en las tarjetas, sobre todo emitidas por entidades bancarias extranjeras. Esos datos los remitía a su socio, J.M.G.R. también detenido y que residía en Algeciras (Cádiz), quien había creado una página de comercio electrónico en Internet -ubicada en un servidor de Logroño- en la que vendía aparatos de telefonía móvil, y había conseguido un Terminal Punto de Venta de Internet (aparato autorizado por un banco para tramitar compras mediante tarjeta de crédito), donde los compradores efectuaban sus pagos.

Con los datos que le conseguían desde Fuengirola, J.M.G.R. compraba en la red la mercancía que luego él mismo ponía a la venta en su página web a un precio muy inferior al de mercado. Un segundo método de estafa consistía en usar las tarjetas para comprarse a sí mismo material. Así llegó a cargar a las tarjetas robadas hasta 50 millones de pesetas; 38 gastados en la compra de material y 12 disponibles en su cuenta bancaria, ya que tenían su origen en las ventas que se había hecho a sí mismo.

En estafas de este tipo, los perjudicados no son los titulares de las tarjetas de crédito sino las entidades financieras que las suscriben, ya que los primeros reclaman los cargos producidos de manera ilegal a los bancos. Éstos, tras verificar la irregularidad de la compra, están obligados a devolver el dinero al titular de la tarjeta.

En esta operación, lo agentes de la Guardia Civil se han incautado de varios ordenadores, numerosa documentación y una gran cantidad de equipos de telefonía móvil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS