Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio estima que Internet no afectará al negocio de la televisión

La audiencia de pago se duplicará en 2005

El desarrollo de Internet no efectará de manera decisiva al volumen de facturación publicitaria de las cadenas de televisión generalista, pero sí tendrá una incidencia importante en el consumo televisivo. Ésta es una de las predicciones del estudio La televisión en España. Análisis prospectivo (2000-2005) elaborado por la firma auditora Arthur Andersen y la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra. El mismo informe prevé que el número de abonados a las plataformas digitales se multiplique por dos en España, de modo que, según sus estimaciones, un 40% de los hogares (más de 4 millones) recibirá canales de pago en 2005.

Este pronóstico se ha realizado a partir de las opiniones de 25 expertos, entre los que figuran directivos de las cadenas generalistas, autonómicas, plataformas digitales, productoras y agencias de publicidad.

En sus conclusiones, el estudio apunta que el marco legal y los nuevos modelos de negocio favorecerán la globalización, la competencia y la concentración de empresas. Además, se producirá una salida a Bolsa masiva de las empresas de comunicación. Este fenómeno impulsará "la profesionalidad y la transparencia", según destacó el decano de Facultad de Comunicación de Navarra, Alfonso Sánchez Tabernero, durante la presentación del informe. El socio director de Arthur Andersen, Ángel Durández, aventuró que en el próximo lusto el telespectador será cada vez menos pasivo y pasará de un mercado de oferta a uno de demanda. La audiencia "dejará el menú del día para comer a la carta", en opinión de los autores del trabajo.

Paralelamente, la mayor competencia acelerará la puesta en marcha de servicios de valor añadido. Los responsables del estudio creen, no obstante, que los servicios interactivos no tendrán fuerza suficiente como para convertirse en la principal fuente de ingresos.

El futuro del sector audiovisual ha sido diseñado dentro de "un escenario posible", ponderando desde el marco legal hasta el tecnológico, pasando por la evolución económica. Pero el informe se ha construido sin conocer el alcance de las modificaciones legislativas anunciadas por el Gobierno y que, según la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, afectarán prácticamente a todo el sector audiovisual, al ocuparse de las normas que regulan las televisiones locales, autonómicas, privadas y el Estatuto de RTVE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2000