Suspendido de empleo por malversación un jefe médico del Doce de Octubre

El Insalud de Madrid ha suspendido de empleo y sueldo a un jefe de análisis clínicos del hospital Doce de Octubre que supuestamente ha utilizado para su laboratorio privado los medios técnicos y humanos de uno de los laboratorios de este gran hospital madrileño. Un portavoz del Insalud confirmó ayer la suspensión de empleo y sueldo del facultativo, pero rehusó facilitar su nombre.

Asuntos 'sub júdice'

No obstante, este periódico ha podido saber que se trata de Miguel Ángel A. G., jefe de servicio de uno de los laboratorios del Doce de Octubre. Según fuentes de la investigación, el facultativo utilizó supuestamente durante años medios técnicos y humanos del laboratorio público con fines de lucro personal y los desvió a uno privado del que es accionista. Es decir, recogía muestras y, en lugar de analizarlas en su clínica privada, las examinaba con los medios y recursos del laboratorio que el Insalud posee en el centro de especialidades de Pontones, siempre según la investigación. Y no sólo eso, los investigadores han descubierto la supuesta desaparición del laboratorio público de reactivos de análisis que supuestamente el citado jefe de servicio utilizó en el suyo particular. El Insalud descubrió estas irregularidades a raíz de la denuncia de un técnico que trabajó en ambos laboratorios (el público y el privado). Este trabajador se autoinculpó y desveló los supuestos chanchullos. La investigación la han desarrollado el Insalud, que abrió al facultativo un expediente a comienzos de abril que determinó su suspensión de empleo y sueldo a finales de mayo, y el Grupo de Investigacion de la Seguridad Social (GISS), integrado por agentes de la Policía y de la Guardia Civil.

Los investigadores han acabado ya sus pesquisas y levantado el oportuno atestado, que han remitido a los juzgados de la plaza de Castilla para que un juez tipifique en su caso los hechos. De momento, los investigadores creen que el citado jefe de servicio ha podido cometer un delito de malversación de caudales públicos al haber utilizado instalaciones y recursos humanos públicos, valiéndose de su condicion de jefe de servicio, en beneficio particular. Será el juez quien determine el dinero que supuestamente ha obtenido este responsable médico mediante estas prácticas. Los investigadores cifran "en miles" los análisis clínicos que se han podido desviar desde el laboratorio privado al público. El facultativo negó ayer haber cometido ninguna irregularidad y atribuyó la denuncia a una vendetta del gremio. Negó asimismo que se hayan desviado "miles de pruebas" al laboratorio del Doce de Octubre, en el que trabaja desde hace 20 años. "Como mucho, que hayan sido 200, y sin mi conocimiento, pues yo soy un mero accionista del laboratorio, nada más". Apuntó también que el asunto se halla sub júdice y que quienes le imputan tales irregularidades deberán "demostrarlas ante el juez".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS