Ciampi apoya la creación de un grupo de vanguardia en la Unión Europea

El presidente italiano, Carlo Azeglio Ciampi, recogió ayer el guante lanzado por su compatriota Romano Prodi, que desde la sede de la Unión Europea (UE), en Bruselas, ha reprochado a su país no mostrar suficiente preocupación por el debate sobre la construcción europea. Aprovechando un viaje a Leipzig, donde ayer recibió el título de doctor honoris causa en Ciencias Sociales, Ciampi pronunció un discurso en el que asumió en todos sus detalles la posición expresada recientemente en Alemania por el presidente francés, Jacques Chirac.Ciampi se refirió a la necesidad de aprobar una Constitución europea y de aceptar la cooperación reforzada, es decir, el reconocimiento "del derecho a una integración más estrecha entre aquellos países que estén en situación de hacerlo y puedan hacerlo".

En otras palabras: sí a la "Europa de dos velocidades" que desea Chirac, en la que Italia, socio fundador de la UE, espera encontrar acomodo, y sí a una Constitución que "dé forma a la subjetividad internacional de Europa". Para Ciampi es urgente encontrar "el punto de confluencia entre la indispensable integración y una ampliación audaz".

Son tesis que el presidente italiano ha defendido ya en otros foros nacionales, aunque, hasta el momento, no habían tenido especial eco internacional.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS