Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR 2000 Sexta etapa

Jalabert no sufre por el amarillo

El ONCE entrega el liderato a Elli (Telekom), el corredor con más Tours del pelotón

Fue un día de transición en el Tour. La transición desde un líder auténtico que no quiere ejercer de tal desde el principio para no quemarse a sí mismo ni a sus compañeros hacia un líder ficticio, un hombre de paja por muy Alberto Elli que sea. El equipo ONCE así lo eligió. En cuanto quedó atrás la salida de Vitré, paró su líder en la cuneta para orinar, y se escapó el de siempre -Jacky Durand-. Tras él salieron otros once corredores, pero ninguno del equipo de moda. Fue una elección más que un despiste. Manolo Saiz no quiere a Laurent Jalabert de amarillo hasta los Pirineos. "Que tire quien quiera ganar el Tour", desafió desde su coche el cántabro al resto de directores. Y así transcurrió la etapa. Con doce individuos embalados hacia Tours, la mayoría viejos resabiados del pelotón, y el resto ocupados con sus cosas y sus preguntas: ¿Hasta cuándo piensa esperar el ONCE para tirar? ¿Y los equipos con sprinters qué? Entre unos y otros llegó a abrirse un hueco de 13 minutos.Las dudas se despejaron pronto. En pocos kilómetros la única que quedaba sin resolver tenía que ver con cómo se repartirían las primeras posiciones los doce de Tours. A José Luis Arrieta, del equipo Banesto, el único español en el grupo, no le dejaron ni las sobras. Había otros mucho más rápidos que él. Eligió mal día para ser protagonista.

Ganó Leon Van Bon, el campeón de Holanda, en un sprint puro y duro. Pero más ganó Alberto Elli. Quién se lo iba a decir. A estas alturas, en su undécimo Tour, con 36 años, y de líder. Él que venía a subirle a Ullrich en la montaña. Y que, pese a ser el corredor en activo que más veces ha participado en la ronda francesa, no había ganado ninguna etapa ni se había vestido nunca de amarillo. Nunca es tarde. Ya que el amarillo se rifaba, al menos le cayó a un personaje.

Ahora habrá que ver hasta dónde está dispuesto el equipo Telekom a sostener a Elli. Si pretenden dimitir de sus funciones como ayer hizo el ONCE y Jalabert. El equipo de Saiz propició el descontrol. El pelotón pasó de mano en mano: primero Polti, Bonjour y US Postal, y en el último tramo abrió el grupo el Mercatone Uno de Pantani. Pero ni así se interrumpe el curso natural del Tour, una carrera que discurre por sí sola, que se deja guiar, pero no en todos sus detalles.

Porque, a pesar de la supuesta desorganización y apatía, hubo caídas, como estaba escrito. Ahí andaban dos kelmes (Pascual Llorente y León) y Rafael Mateos (Polti), uno de los más ilustres del Tour. El colista. El corredor escoba, orgulloso de su condición y empeñado en aguantarla hasta los Pirineos (le anunciaron que entraba en el equipo la víspera de emprender el viaje a Francia). Ayer desistió. Para los otros 176 corredores queda todavía una eternidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2000