Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Loquillo reivindica la tradición rockera en su álbum 'Cuero español'

El disco rinde homenaje a Pepe Risi

El intérprete rockero barcelonés que conocemos como Loquillo ha regresado a sus raíces con el álbum Cuero español, junto con su banda fiel, Los Trogloditas. Previamente, ha girado su cabeza hacia la poesía, el jazz o el swing, como si se tratara de un paréntesis para regresar a los brazos del rock and roll. Jose María Sanz, Loquillo, está por la labor de dar a los viejos rockeros lo que les corresponde.

Burning

"En Francia, Johnny Hallyday ha marcado a cinco o seis generaciones y es capaz de reunir a medio millón de personas en alguno de sus conciertos. Ese fenómeno no es trasladable a España, salvo por una figura como Serrat. Los cantautores fueron importantes, pero ¿qué pasa con el rock and roll? Se le trata como a un segunda división. Se supone que éramos y somos gente rara, de pelos largos y chupas de cuero. Hay ya una generación de gente de 40 años que ha vivido el rock en este país, forma parte de nuestra cultura, ya no es cosa de adolescentes solamente. Ramoncín o Burning son tan importantes como Raimon. ¿Y cómo es posible que no se valore a grupos como Los Sirex, Los Salvajes o Lone Star...? La escoba fue la primera canción protesta", suelta de un tirón Loquillo, que es una inagotable fuente de declaraciones.Con Cuero español, Loquillo vuelve a la actividad rockera al lado de su banda, Los Trogloditas. Así explica por qué ahora y de la manera en que lo ha hecho. "Me gusta ponerme en situaciones difíciles, extremas. Es así cuando ves a las personas tal como son en realidad. Mi relación con la poesía ha sido un éxito inesperado, porque en principio parecía que a mi público no le iba a gustar. Luego he hecho jazz, canción francesa, tango y swing... He aprendido mucho en esa etapa. Es como dar la vuelta al círculo completo para volver al rock and roll. En la última etapa, Los Trogloditas estaban sonando demasiado profesionales. Después de los conciertos, siempre nos decían que habíamos sonado fenomenalmente. Y yo me mosqueaba, porque lo que quiero es que haya pasión y riesgo, no que sonemos como una banda mastodóntica a la americana".

Cuero español es un homenaje, en general, al rock español de todos los tiempos. Y, en particular, un agradecimiento personal y musical a la desaparecida figura de Pepe Risi, personaje fundamental de la escena rockera, desde la misma fundación de Burning hace más de un cuarto de siglo. "Pepe me dejó unas canciones hace años y me dijo que hiciese lo que me diera la gana con ellas. Estaban hechas con una simple acústica. Y yo he sentido la obligación de ofrecérselas a la gente. Me hubiera gustado que Johnny Cifuentes (teclista y único fundador de Burning en activo) hubiera estado presente, pero en el momento de la grabación estaba físicamente indispuesto y no pudo ser. Andrés Calamaro sí que ha participado, me lo pidió expresamente". La producción recupera al primer plano a un personaje también clásico, como el guitarrista Jaime Stinus. "Estaba en Cuba, pero yo contacté con él año y medio antes para contarle que quería hacer un disco sencillo, clásico pero contundente. Jordi Pegenaute en la música y Gabriel Sopeña en las letras también han sido personajes clave en este disco. Siempre necesito gente que sienta lo mismo que yo, gente que se juegue la vida con el rock and roll, no que se la gane".

Loquillo niega que exista una doble personalidad en su interior: Jose María Sanz, por un lado, y El Loco, chulesco, arrogante y provocador, por otro. "No me refugio en el personaje. Procuro sacar el cien por cien de mí. Soy tímido y miope, si de verdad viera al público con precisión me acojonaría. Digamos que Loquillo es Jose María Sanz multiplicado por quince. Pero no tengo por qué inventarme nada: mi vida está inmersa en el rock and roll, hice radio, escribí en la prensa, con 17 años era el líder de una pandilla de rockers... Siempre estoy aprendiendo y me considero un hombre de fortuna: no soy ni cantante, ni compositor ni instrumentista, pero he estado en el momento adecuado y en el sitio indicado", termina Loquillo con rotunda sinceridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2000