Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marga Clark y Valentí Gómez i Oliver entran en el mundo maya

Exposición de fotos, dibujos y poemas sobre "el poder de la piedra a través de las imágenes"

La fotógrafa y poeta Marga Clark y el poeta y escritor Valentí Gómez i Oliver han realizado "un viaje real e imaginario" al antiguo mundo maya desde el tiempo presente. El resultado es el libro Flor de Fuego (JS ediciones), que desde ayer se ha convertido en una exposición abierta en la sala Juana Mordó del Círculo de Bellas Artes de Madrid (Marqués de Casa Riera, 2). El montaje se centra en la cosmogonía maya y en el número 12.

Número 12

Fotografías, dibujos, vídeo, música y textos son los diferentes medios de expresión utilizados por Marga Clark y Valentí Gómez i Oliver para acercarse al mundo maya desde una imagen actual. Un gran mural fotográfico de cuatro metros y medio por tres con un fragmento de piedras de Chichén-Itza, en Yucatán, abre la exposición, que durante este mes de julio cierra la temporada de la sala Juana Mordó del Círculo de Bellas Artes. La muestra se presentó hace dos años en Barcelona.Las fotos de Marga Clark y los dibujos de Gómez i Oliver se alternan en las paredes de la sala, mientras que los poemas y textos del libro Flor de Fuego ocupan varias vitrinas junto a los arqueotipos, en donde Clark utiliza como soporte clichés antiguos. La exposición no tiene catálogo ni folleto y el volumen original sólo se vende en las librerías Crisol y Blanquerna, de Madrid.

Los autores plantean la muestra como un homenaje a la civilización maya, que se extendió por los actuales Yucatán, Guatemala y Belice desde los siglos III o IV antes de Cristo y desapareció, sin que se conozcan las causas, entre los siglos VIII y IX después de Cristo. Los dos artistas y viajeros han entrado en el pasado desde la memoria y los restos del presente en la arquitectura, los calendarios, las matemáticas, el universo, los jeroglíficos.

El montaje gira en torno al 12 como número mágico en diversas civilizaciones, con 12 fotos, 12 dibujos y 12 poemas, y textos y dibujos sobre los elementos más significativos de la cosmogonía maya, como la luna, la arena, el maíz, el calendario, la lluvia, las piedras, el cielo, las estrellas, los peces, los hombres, los cuatro puntos cardinales, el sol."Queremos que sea una exposición mágica y que se llegue a notar el poder de las piedras a través de estas imágenes", declaró ayer Marga Clark. "Es importante observar y sumergirnos en el pasado para saber dónde estamos en el presente caótico. Tenemos que aprender de ellos y que nos acompañen en el espíritu. Las fotografías, en blanco y negro, son solitarias, hechas al final de las avalanchas de turistas. Las piedras respiran un mundo espiritual, que es lo que quiero sacar en las fotos. Más tarde escribí los textos sobre temas un poco mágicos y rituales. Me gustaría ver esta exposición en la selva".

Valentí Gómez i Oliver, profesor durante 30 años de literatura comparada, visita los restos mayas desde la poesía y el registro de los lugares en los dibujos. "Es una plurivisión, establecer unos diálogos con una cultura aparentemente muerta, que los actuales descendientes recuperan a través de la escritura y lengua maya. Siento una gran fascinación por el mundo maya, por lo que se ve y por lo que oculta", declaró ayer.

El diálogo con el mundo maya ha sido también una colaboración entre poetas, que han llegado incluso a pintar la banderola que anuncia la exposición en la fachada principal del Círculo de Bellas Artes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2000