Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO Final de la Liga ACB

Herreros acaba con su pesadilla

Tras 12 años en la élite, el alero madridista consigue su primer título de Liga

Máximo encestador del último Mundial, máximo encestador del último eurpeo y componente en ambos torneos del quinteto ideal; ganador de una Copa del Rey y de una Recopa; jugador con más triples conseguidos en la Liga. Pero como si la historia del baloncesto no le hubiera guardado ya un hueco, el dueño de semejante palmarés se ha considerado, durante mucho tiermpo, un perdedor. Le faltaba algo. Un título. Un título grande. Ya lo tiene.La pesadilla de Alberto Herreros terminó cuando entró con el trofeo de campeón en el vestuario. El Madrid acababa de ganar la Liga por vigésimoctava vez; Herreros acababa de ganarla por primera vez. Pese a que su participación en el partido fue anecdótica, pues su lesión no le dejó actuar más allá de cuatro minutos, no había nadie más feliz ayer en el Palau. Porque nadie en la Liga ha acumulado tanta desilusión como él en la última década. Siendo un jugador de miras altas, y de números deslumbrantes, Herreros se ha considerado más de una vez muy poquita cosa en esto del baloncesto, siendo como era, siempre, sin excepción, el mejor de un equipo que, con él, nunca ganaba una Liga. Dejó Estudiantes hace cinco años y se largó al Madrid, según él dijo, "para poder ganar títulos". Eso le convirtió, de por vida, en traidor allá en el Magariños, amén de provocar la inquina y la chufla, de la Demencia. "Alberto, ¿dónde están los títulos?". Así rezaba una pancarta que lucían los aficionados de Estudiantes en un derby reciente.

En ese mismo partido su tobillo crujió. Al Madrid le golpeaba el destino donde más podía dolerle. Aceleró Herreros su recuperación y pudo jugar en el cuarto partido. No estaba en condiciones y Scariolo lo sabía. Por eso, ayer, tras alinearle durante cuatro minutos, le devolvió al banquillo. Herreros quería ayudar. No podía. Vio a su equipo sucumbir, ponerse 11 puntos abajo y recordó cómo perdió el título, también en el quinto partido, en la temporada 96-97. Otra vez los fantasmas, otra vez Herreros subcampeón. Pero no. "Habrá un antes y un después de esta Liga" dijo Herreros tras levantar el trofeo. Sobre todo para él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de junio de 2000