Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Koldo Mendaza obtiene el premio San Prudencio con una serie de Polaroids

La entrega de premios del concurso fotográfico San Prudencio contó ayer con una novedad en sus 31 años de historia: por primera vez un creador vasco obtuvo el premio de honor a la mejor colección, dotado con 200.000 pesetas. El afortunado ha sido el fotógrafo de Vitoria Koldo Mendaza, quien ha competido con 187 autores (87 de ellos naturales del País Vasco), que han presentado 702 obras. El Archivo del Territorio Histórico de Álava expone desde ayer una selección de 27 imágenes de 25 autores.

El creador vitoriano Koldo Mendaza ha sido quien ha roto por fin la maldición del San Prudencio (que no premiaba nunca a un fotógrafo vasco) con Aunque no pueda volar, una serie de imágenes de desnudos realizadas con Polaroid y manipuladas de nuevo. Es quizá una de las obras más experimentales de las que han acudido a este concurso reconocido más fuera que en el País Vasco. A pesar de su juventud (36 años), Koldo Mendaza ya era un veterano de este certamen, en el que había ganado en pasadas ediciones premios menores. Su obra sorprende entre las seleccionadas para una exposición donde domina el paisaje y el reportaje. "Creo que ha habido un cambio respecto a ediciones anteriores en las que primaba la fotografía creativa y experimental, campos en los que yo trabajo; yo no sé hacer paisajes", comenta Mendaza.

Debido al tipo de imágenes con las que trabaja, el artista vitoriano no vive de sus creaciones (es profesor de Historia), ni siquiera de la fotografía profesional. "Estuve trabajando en un tiempo en el fotoperiodismo, pero lo dejé, porque luego no tienes tiempo para realizar tus propias fotos".

El título de la obra que ha llevado a Mendaza a este premio, Aunque no pueda volar, está relacionado con una enfermedad que le mantuvo durante meses inmóvil. "De ahí quizás la fragilidad que trasmiten las imágenes, tomadas, aunque no lo parezca, con mucho esfuerzo físico", explica el fotógrafo, quien, con el premio, ha obtenido la oportunidad de exponer en la sala citada, "una de las escasas oportunidades para este tipo de creadores de darnos a conocer", como él mismo confirma.

Y es que la fotografía, que tiene ya 150 años de historia, está totalmente relegada en el campo de la creación artística. Así lo estima Koldo Mendaza, quien achaca a uno de sus inventores esta situación. "La frase de Eastman Kodak, esa que dice 'usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto', ha hecho muchísimo daño a la fotografía, porque se ha frivolizado el trabajo del fotógrafo. Hay que insistir en que es una disciplina artística".

Pero se muestra optimista: "La fotografía es un medio con futuro y más desde que se ha introducido en el mundo digital. Es algo más que un concurso de provincias", concluye.

Los otros premiados en esta edición del Concurso San Prudencio han sido Paulino Hernández (Basauri), José Arias (Mijas, Málaga), Francisco Zufiaur (Vitoria), Isabel Amigo, Gabriel Tizón y Juan Jesús Huelva, galardonados en el apartado nacional; Edorta Sanz (Vitoria), que ha obtenido el premio vasco, y Pedro Rodríguez (Vitoria), merecedor del premio local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de mayo de 2000

Más información

  • Es la primera vez que un autor vasco gana el certamen fotográfico