_
_
_
_
_

Un estudio concluye que faltan 7.182 viviendas para inmigrantes en Almería

Tereixa Constenla

La vivienda, uno de los pilares esenciales de la integración intercultural, constituye una de las necesidades más apremiantes de los inmigrantes afincados en Almería. Un estudio encargado por la Junta de Andalucía cifra el número de alojamientos que precisa el colectivo en 7.182, el 60% de ellos en El Ejido. El informe calcula que, si los invernaderos siguen creciendo hasta ocupar 593 kilómetros cuadrados, se atraería a más de 70.000 inmigrantes (incluye las familias), que elevaría la demanda futura de viviendas a 17.922.

Más información
FOTO SIN TITULO
El Gobierno niega un móvil racista en los últimos sucesos de El Ejido

El estudio, el primero que evalúa las necesidades de alojamiento en los ocho municipios almerienses con mayor presencia de inmigrantes, ofrece un diagnóstico desolador sobre la situación actual. De los 34.209 extranjeros afincados en Almería, sólo 5.480 (el 16%) poseen una vivienda digna. Los demás malviven en alojamientos de características desiguales (desde transformadores eléctricos a cortijos semiderruidos), pero alejados, incluso en el mejor de los casos, de los requisitos mínimos de habitabilidad, como suministros de agua potable, luz o cuarto de baño.Para albergar a esos 28.729 extranjeros, el informe calcula que serían necesarios 7.182 alojamientos, el 60% de ellos en El Ejido, donde el número de inmigrantes sin vivienda digna sobrepasa los 17.000, que precisarían unas 4.300 viviendas. En el estudio se plantea un abanico amplio de opciones, que incluyen desde las viviendas de nuevo cuño a la rehabilitación de edificaciones o la construcción de albergues, destinado sobre todo a los temporeros agrícolas que no residen de forma estable en la provincia.

La carencia de viviendas, denunciada desde hace años por sindicatos y organizaciones humanitarias, evidencia la pasividad mostrada por las Administraciones públicas para resolver una de las urgencias del colectivo. Los ayuntamientos, por ejemplo, han desaprovechado sus planes urbanísticos para la construcción de viviendas, una de las medidas recomendadas en el informe para "facilitar la labor de integración social".

El estudio, dirigido por el arquitecto Eusebio Villanueva y el sociólogo Simón Alberto Balaguer, incluye una previsión sobre el aumento de inmigrantes, en respuesta al crecimiento de la superficie de invernaderos, que se concentraría en la zona de Níjar, apenas explotada frente a la saturación del Poniente.

"Si se dan las condiciones necesarias tiene un potencial de explotación prácticamente igual al de Poniente", señala el documento. El número de viviendas necesarias en el futuro, si los invernaderos prosiguen extendiéndose hasta ocupar 593 kilómetros cuadrados (frente a los 263 actuales), sería de 17.922 para albergar a los 71.688 inmigrantes que se asentarían en la provincia, atraídos por la demanda de mano de obra agrícola.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Tereixa Constenla
Corresponsal de EL PAÍS en Portugal desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera de temas sociales en Andalucía en EL PAÍS y en el diario IDEAL. Es autora de 'Cuaderno de urgencias', un libro de amor y duelo, y 'Abril es un país', sobre la Revolución de los Claveles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_