Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Alicante el joven acusado de matar a su familia en Murcia con un sable de samurai

"Actuó con serenidad y frialdad". Así describió ayer la actitud del joven J. R. P, de 16 años, acusado de matar en Murcia a sus padres y a su hermana pequeña con un sable de samurai, el vigilante jurado que lo localizó en la estación de Renfe de Alicante sobre las ocho de la mañana. Minutos más tarde, la policía comprobó que, efectivamente, se trataba del presunto autor del triple crimen, al que acompañaba otro menor, detenido como encubridor. Los dos amigos, que se disponían a viajar a Barcelona, fueron trasladados a Murcia y hoy declararán ante el juez.

El vigilante de la estación de Renfe de Alicante manifestó que se percató de la presencia de ambos jóvenes alrededor de las 7.45. Ninguno llevaba equipaje, "y tenían aspecto de no haber dormido", matizó. "Estaban sentados en los bancos de la sala de espera. Entonces, observé cómo uno de ellos se acercó hasta una estantería y cogió un periódico que comenzó a mirar con nerviosismo", añadió.El guarda se acercó a los jóvenes y les preguntó por sus nombres y hacia dónde iban. "Uno me dijo que era de Murcia y que iba a Barcelona con su amigo a ver a su abuela", relata. "Lo de Murcia me escamó, y también que viajaran solos. Le pregunté que si lo sabía su familia, y me dijo que sí, que sus padres iban en coche hasta Barcelona, pero que él prefería hacer el viaje en tren", prosiguió en su relato el vigilante.

El guarda optó por alertar a la policía de la presencia de los dos jóvenes en la estación, al sospechar que uno de ellos podría ser el autor del crimen de Murcia. Cuando llegó la dotación policial, los menores estaban en los aseos de la estación. A la salida, los agentes le pidieron la documentación. Uno presentó el carné, pero el otro dijo que no lo llevaba y que no se acordaba del número del DNI. Al parecer, dio un nombre falso. Durante la conversación con la policía, J. R. P., que vestía sudadera gris y un pantalón tipo chándal, "se comportó con naturalidad, muy sereno y hasta con frialdad", precisó el guarda.

La policía optó por trasladar a los dos jóvenes a la Comisaría Central de Alicante para concretar su identificación. Allí, los agentes comprobaron que se trataba del joven buscado por la muerte de su familia en Murcia. El otro detenido es O. J. S., también de 16 años, natural de una población de Asturias y residente en Alicante. Fuentes policiales han señalado que el presunto asesino pasó la noche del domingo en el domicilio de su amigo, en la capital alicantina. Igualmente, la policía confirmó que los jóvenes tenían un billete para viajar hasta Barcelona en el Talgo de las cuatro de la tarde de ayer.

Alrededor de las 12.30, el juez de guardia de Alicante autorizó el traslado de los dos detenidos a la Jefatura de Policía de Murcia. J.R.P. llegó con aspecto cansado. Inmediatamente fue sometido a un interrogatorio, con la presencia de un abogado. Hoy está previsto que pase a disposición del juzgado número 1 de Murcia. Ante la puerta principal de la Jefatura Superior de Policía Nacional y en medio de gran expectación, el joven descendió aparentemente tranquilo del vehículo camuflado de la policía que lo condujo desde Alicante.

Con la ayuda de los agentes, J. R. P., que iba esposado, se abrió paso entre las decenas de reporteros que esperaban su llegada. Instantes antes y de forma totalmente desapercibida, los agentes habían introducido en las dependencias policiales a O. J. S., que acompañaba al presunto parricida en el momento de ser detenido en la estación de Renfe de Alicante. Fuentes de la investigación aseguraron ayer que este joven no pertenece al círculo de amigos habituales de J. R. P.

J. R. P. pasará a disposición judicial hoy, martes, según indicó el juez que instruye las diligencias previas, Jaime Jiménez Llamas. Sobre la declaración del presunto autor material del triple crimen ante la policía no ha trascendido si J. R. P. ha confesado su autoría o no.

El joven estuvo asistido por un abogado de oficio y será el juzgado el que autorice o no la presencia de un especialista para determinar su posible alteración mental.

Manuales de brujería

El registro minucioso que la policía judicial practicó en el domicilio de las víctimas y del presunto parricida el pasado domingo arrojó todavía más misterio al suceso, ya que en la habitación del hijo mayor de la familia asesinada se hallaron diversos manuales sobre satanismo y brujería, así como un juego de rol llamado Fantasy VIII. Los investigadores no han hallado aún "ningún elemento lógico" que les lleve a determinar el móvil del triple crimen. Pero fuentes policiales citadas por Radio Nacional apuntaron ayer la posibilidad de que el supuesto parricida estuviera participando en un juego de rol.

A finales del pasado verano, su padre le había regalado un sable de samurai (katana), arma con la que supuestamente acabó con la vida de sus progenitores y de su hermana pequeña, de nueve años. El triple crimen ocurrió en el domicilio de la familia, sito en el barrio de Santiago el Mayor, en la capital murciana.

Según diversos expertos consultados por este periódico, a J. R. P. se le podría aplicar la atenuante de minoría de edad. De esta forma, el joven tendría que cumplir como máximo cinco años internado en un centro de menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 2000

Más información

  • El menor, que actúo "con serenidad", pretendía viajar en tren a Barcelona con un amigo