Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 40.000 millones de pesetas no aparecen

Las investigaciones del fiscal Bartolomé Vargas se han prolongado durante tres años, al término de las cuales encontró una serie de irregularidades que le llevaron a presentar el dictamen favorable a que el Supremo investigase al ministro portavoz, Josep Piqué.El presunto delito que hasta ahora se ha venido investigando era un supuesto alzamiento de bienes de unos 1.750 millones de pesetas del grupo Ercros supuestamente imputable "al aforado", es decir, a Josep Piqué.

Pero, según fuentes próximas al fiscal del Supremo, en la causa existen indicios de "cantidades mucho más elevadas que no aparecen", y que importarían "alrededor de los 40.000 millones".

Tras las primeras investigaciones, ha aparecido "un reforzamiento de los indicios", pero "en la Sala Segunda hay ahora dos dictámenes difícilmente conciliables" dijeron las citadas fuentes.

Por un lado está el propio dictamen presentado por Vargas el pasado 10 de febrero, en el que sostenía la posibilidad de hallarse ante "una imputación de hechos individualizada y verosímil contra el aforado [Piqué]", y por otro, el dictamen presentado ayer por Aranda, que pide el envío de la causa al juzgado de instrucción número 5 de Barcelona.

El fiscal, según alguno de sus compañeros, se mostró "dolido" por lo que los hechos suponen para el ministerio fiscal y porque no se ha procedido "con corrección".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 2000