_
_
_
_
_

Microsoft sufre un desplome histórico en Bolsa por una sentencia que la condena por monopolio

Microsoft sufrió ayer un severo varapalo en los mercados, con un descenso cercano al 14,47% en el índice Nasdaq, lo que supone una pérdida cercana a 80.000 millones de dólares (casi 14 billones de pesetas) respecto al valor del gigante de la informática mundial al inicio de la jornada. Los mercados adelantaron el veredicto del Departamento de Justicia de EEUU, que anoche declaró culpable a Microsoft de violar las leyes antimonopolio.El veredicto del juez Thomas Penfield Jackson supone una terrible derrota para la imagen de la empresa de Bill Gates, abre las puertas a una fuerte sanción, que podría incluso contemplar su fragmentación en pequeñas empresas, y da argumentos a un centenar de demandas de particulares y empresas contra el fabricante del sistema operativo Windows. Wall Street había anticipado la sentencia y retiró la confianza a los títulos de Microsoft, provocando un descenso del 7,63% (su quinta mayor caída) de sus títulos en el índice Nasdaq-100, que agrupa los valores tecnológicos. En una sola jornada, el valor de la compañía de Bill Gates se redujo en 13,9 billones de pesetas hasta 82,2 billones.

Más información
FOTO SIN TITULO

Desde la apertura de los mercados financieros neoyorquinos, las acciones de la empresa de Gates fueron víctimas de una oleada de órdenes de venta. El desplome arrastró al índice Nasdaq, pero las desdichas de Gates no afectaron al índice de valores industriales Dow Jones, que incluye también a Microsoft desde 1999. El Dow ganó un 2,75% debido a la vuelta de los inversores a los valores más tradicionales. Las bolsas europeas se contagiaron de la caída del Nasdaq y los índices selectivos de los mayores mercados perdieron más de un 2%. Sólo Madrid y Londres no llegaron a retroceder tanto.

Victoria del Gobierno

Tras el fracaso, el pasado sábado, de los cuatro meses de negociaciones en Chicago entre Microsof y la parte demandante en el caso, el Gobierno de Estados Unidos y 13 Estados federales, el juez Jackson no hizo esperar su veredicto. Éste fue devastador para Microsoft, declarada culpable de violar la ley antimonopolios Sherman, aprobada hace un siglo para hacer frente a gigantes como la petrolera Standard de John Rockefeller. Es también la misma fórmula que terminó con la telefónica AT&T.

Según Jackson, Microsoft ha empleado métodos opuestos a la libre competencia para ampliar al mundo de Internet la posición monopolista que, a través de una cuota de mercado de Windows, superior al 80%, tiene en el mercado de sistemas operativos para ordenadores. "Es una victoria para los consumidores", declaró anoche Janet Reno, titular de la cartera de Justicia de EE UU. "El juez", añadió, "ha confirmado la tesis gubernamental de que Microsoft tiene un comportamiento ilegal" al "abusar de su posición de monopolio". Joel Klein, el jefe del equipo legal de Justicia, resumió ayer sus sentimientos en el día de su victoria: "Ninguna empresa, por grande que sea, está por encima de la ley".

El pasado 5 de noviembre, Jackson ya efectuó una declaración de hechos probados, en la que señaló que Microsoft detenta "una posición de monopolio" en el mercado de sistemas operativos para ordenadores personales. Esa posición, dijo entonces el magistrado, es "dañina para la competencia empresarial, la innovación tecnológica y los intereses de los consumidores". Pero Jackson se reservó entonces el veredicto sobre si el comportamiento de la empresa de Gates viola o no las leyes contra monopolios de EEUU. A fin de evitar un pronunciamiento dañino para Microsoft le dio la oportunidad de alcanzar un acuerdo con el Gobierno.

Ese veredicto llegó anoche. "Microsoft", escribió el juez, "mantuvo su posición monopolista (en el mercado de sistemas operativos) por métodos contrarios a la competencia e intentó monopolizar también el mercado de los navegadores por Internet". El magistrado situó a Microsoft en clara violación de la ley antimonopolios. Gates reaccionó anunciando que recurrirá esa veredicto de culpabilidad ante tribunales superiores, por lo que este pulso legal de gigantes puede terminar en el Tribunal Supremo de EE UU, en dos o tres años.

Jackson no dictó anoche ninguna pena, condena, castigo a Microsoft, ni ningún remedio para el caso. Esto corresponde a una nueva fase del proceso, en la que Jackson celebrará nuevas audiencias para escuchar a las partes y a diversos expertos. La palabra final del magistrado sobre la solución del problema planteado por la actuación monopolista de Microsoft no llegará hasta el próximo verano.

En una entrevista publicada ayer por The Wall Street Journal, Gates declaró que, con independencia del veredicto del juez Jackson, Microsoft continuará integrando el acceso a Internet en Windows. El regalo a los consumidores del navegador Explorer en detrimento del producto rival de Netscape, está en el origen de la demanda del Gobierno de EE UU contra Microsoft. Según Gates, las conversaciones de Chicago, arbitradas por el juez Richard Posner, fracasaron porque el Gobierno "parecía demandar una fragmentación de la empresa".

El presidente de Microsoft aseguró que él hizo propuestas de solución importantes que el Gobierno consideró insuficientes. Fuentes del Gobierno rechazaron haberle ofrecido a Gates la fragmentación como única alternativa, pero confirmaron que le exigieron "reglas estrictas" sobre que programas informáticos adicionales puede añadir a Windows y un "firme compromiso" sobre la negativa a adoptar represalias contra fabricantes de ordenadores que usen otros sistemas operativos o no quieran comprar la totalidad de los productos de Microsoft.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_