_
_
_
_
_
EDUCACIÓNLAS UNIVERSIDADES, EN EL CONSEJO ASESOR

El director del IVECE recomienda prudencia al evaluar la Secundaria

La evaluación del sistema educativo valenciano echó a andar ayer con la constitución del consejo asesor del Instituto Valenciano de Evaluación y Calidad Educativa (IVECE). Tras las sugerencias de los sindicatos, el consejero Manuel Tarancón ha optado por incorporar a expertos de las universidades a un órgano cuya función será evaluar los resultados de la LOGSE, en un momento en que el PP y la patronal hablan ya de reforma. Sin embargo, su director, Juan Escámez, pidió prudencia al evaluar la Secundaria, ya que apenas se ha terminado de implantar. Lo contrario "sería irresponsable".

El nuevo órgano abordará líneas propias de trabajo y otras en sintonía con el sistema de evaluación nacional, concretamente, en lo referido a los resultados de la implantación de la LOGSE y a la redefinición del "modelo de liderazgo en centros privados sostenidos con fondos públicos", precisó Escámez. En la práctica, las directrices nacionales y, por ende, las del órgano valenciano caminan hacia lo que se conoce ya como "la reforma de la reforma", que forma parte de las exigencias de la patronal para esta legislatura. La revisión de la LOGSE y, en concreto de la ESO, sin embargo, exigen prudencia, a juicio del nuevo director del IVECE. A la hora de valorar los "desajustes" del sistema educativo, Escámez recordó que "en la Comunidad Valenciana, éste será el primer año que se ha terminado de implantar" y, por tanto, aconsejó que "sería una falta de seriedad darle más valor a los datos del sistema [en referencia al informe del INCE del año pasado]" y recomendó "dejar pasar unos años", ya que lo contrario sería "irresponsable".Los datos del INCE (Instituto Nacional de la Calidad Educativa) fueron especialmente negativos en autonomías bilingües, como Cataluña, donde el resultado de los alumnos en las materias de Humanidades fueron de los más bajos. Eso abrió una polémica nacional sobre el uso del Gobierno del PP de un informe sesgado, a juicio de expertos y sindicatos, ya que la LOGSE no se ha terminado de implantar en todas sus excelencias, sobre todo, a nivel de tutorías y programas de atención a la diversidad, debido a que requiere una fuerte inversión.

El instituto valenciano trabajará, pues, cuatro áreas y heredará cinco proyectos de evaluación educativa que se llevan a cabo a nivel estatal y que la consejería tenía en marcha a través, fundamentalmente, de la Dirección de Ordenación Educativa, dirige Josep Vicent Felip.

En esa línea, Juan Escámez, especialista en materia de educación de la Universidad de Valencia y director del centro, explicó que el órgano valenciano se ha propuesto "cuatro líneas propias" que consisten en: Identificar los contenidos para que el sistema educativo valenciano alcance niveles de calidad; programas de formación de gestión de calidad en todos los centros, dirigidos a directores y profesores; identificar los rasgos de la formación imprescindibles para los alumnos que quieran acceder a la Universidad y para los que quieran preparar su ingreso al mundo laboral; e identificar las "tensiones" que ha generado la implantación de la LOGSE en los centros, para "conocer el clima escolar". Éste es precisamente uno de los puntos que más han reivindicado las patronales de enseñanza privada y la Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa) que tratan de que el Gobierno impulse de nuevo el concepto tradicional de familia y de valores en el sistema educativo.

Tarancón precisó que la constitución del consejo asesor ha sido un acto de consenso donde están representadas "todas las sensiblidades y competencias referidas a los tramos educativos no universitarios" y buscando el equilibrio entre las humanidades, ciencias puras y ciencias aplicadas o técnicas. Así el reparto lo encabeza Pablo Antonio Crespo, con una dilatada trayectoria en la consejería y en los servicios de inspección; Vicente Serra Gascón, director del Gabinete de la Calidad de la Universidad Politécnica de Valencia; Josefina Bolufer, directora del colegio Doctor Oloriz, especializada en Pedagogía; José Vicente Aymeric, catedrático de Matemáticas de la Jaume I; y Rafael Coloma, catedrático de Latín, del instituto San Blas de Alicante.

Un decreto polémico

La gestación del proyecto del Instituto Valenciano de Evaluación y Calidad Educativa no ha estado exento de polémica. El primer borrador de decreto del Consell dejaba fuera a los expertos y Universidades valencianas en favor de un consejo rector y un consejo asesor, nombrados por el consejero, y trufados de cargos políticos y técnicos de la propia consejería. Los sindicatos CC OO, STEPV y UGT dieron la voz de alarma ante la "politización" del órgano hace más de un año. El proyecto durmió el sueño de los justos hasta las elecciones autonómicas y, por fin, el 25 de enero vio la luz en el DOGV, con un consejo asesor que incorporaba "cuatro miembros, designados por el consejero entre personas de reconocido prestigio, científico y profesional, en el ámbito de la evaluación y la educación". Tarancón ha optado por incorporar a profesionales de las universidades valencianas. El proyecto, sin embargo, llega precedido por el trabajo independiente que están realizando desde hace varios años comunidades como Canarias y Cataluña.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_