Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ADMINISTRACIÓN

El Consell remite la nueva ley de función pública a un Libro Blanco

Serafín Castellano, consejero de Administración Pública, primero, y Eduardo Zaplana, presidente de la Generalitat, después, han reiterado que el Consell pretende aprobar una nueva ley de Función Pública. Pero la primera reunión oficial con representantes sindicales, el pasado viernes, puso al descubierto la carencia de un modelo de Administración por parte de la Consejería y apenas desembocó en el compromiso de convocar unas jornadas para elaborar un Libro Blanco sobre la Función Pública.La redacción de la nueva ley viene obligada por la inminente aprobación del Estatuto de la Función Pública de ámbito estatal cuya tramitación parlamentaria en el Congreso fue interrumpida por el final de la legislatura.

Los sindicatos de Función Pública han reivindicado la nueva norma para evitar las alteraciones introducidas a través de las sucesivas leyes de acompañamiento y se han mostrado dispuestos a adaptar la normativa autonómica al nuevo estatuto.De hecho, CCOO ya ha elaborado un borrador y lo ha trasladado al Consell. Pero la disposición de los sindicatos choca con el retraso de la Consejería de Administración Pública.

"Clamor popular"

Domingo Segarra, director general de Función Pública, trasladó a la mesa sectorial de Administración general un supuesto "clamor popular" en favor de la nueva ley, pero se limitó a solicitar aportaciones sin establecer siquiera las carencias básicas detectadas por la Consejería en el sector.

Los sindicatos alertaron sobre el ámbito de la norma -que implica a los funcionarios docentes, sanitarios y de las corporaciones locales-, y apuntaron la necesidad de convocar el Consejo Valenciano de la Función Pública, que representa a todos los empleados públicos de la Generalitat y las corporaciones locales para que cumpla su cometido e informe sobre la repercusión autonómica del nuevo estatuto de ámbito estatal. UGT reiteró ayer la petición por escrito.

Fuentes oficiales aseguran que Segarra se limitó a trasladar a los sindicatos la disposición a negociar una norma "abierta" y "consensuada". Xavier Rios, de CCOO, calificó la reunión con Segarra como un primer paso hacia una "pseudonegociación". Pero Gonzalo Fernández, de UGT, arremetió con dureza contra Segarra y denunció que la convocatoria de unas jornadas sobre Función Pública para elaborar un Libro Blanco pone de manifiesto la ausencia de iniciativa oficial. Ambos representantes coincidieron al señalar el retraso que supondrá redactar el Libro Blanco.

Asuntos básicos para la Función Pública, como la incidencia de los planes de modernización de la Administración, ni siquiera fueron abordados. Mientras que el nuevo decreto de retribuciones del personal funcionario, que debería englobarse en la nueva ley, parece seguir el trámite habitual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 2000