Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

TODO QUEDA EN FAMILIA

Emilio Antoñanzas, natural de Calahorra (La Rioja), y su cuñada Dani López, de la localidad leonesa de Santibáñez, acudieron ayer como un día cualquiera al taller de chapa y pintura que regentan desde hace años en Bembibre, pueblo de viñedos de León. Con este gesto cotidiano trataban de ocultar, o mejor, disimular, la gran sorpresa que ambos tenían en el cuerpo, después de enterarse que la combinación de dos apuestas hecha por ella había conseguido el sábado un premio de la Lotería Primitiva de nada menos que 918 millones de pesetas. Era un secreto a voces. Otros hubieran abierto botellas de champán y hubieran formado una algarada que les habría delatado, pero Emilio y Dani creyeron que así nadie iba a sospechar nada. Por unas horas, muchos en Bembibre hacían cábalas y señalaban con el dedo a quien no había acudido al trabajo por enfermedad o a quien había entrado sigilosamente en el banco. El boleto fue sellado en la administración de la Plaza Mayor del pueblo, de José Antonio Villar, quien aseguraba desconocer al propietario.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 2000