Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DOMINIQUE PERRAULTARQUITECTO

"Importar los modelos carece de sentido"

Dominique Perrault (Clermont-Ferrand, 1953) es uno de los grandes de la arquitectura europea. Presidente del Instituto Francés de Arquitectura, Grand Prix National d'Architecture 1993, Caballero de la Legíón de Honor y premio Mies van der Rohe de Arquitectura Europea 1998 por su proyecto para la Biblioteca Nacional de Francia, la lista de reconocimientos a su trabajo es interminable. Sin embargo, Perrault habla de los arquitectos como si fueran una raza aparte y, desde luego, el nunca se incluye en el lote. Este arquitecto y urbanista francés, que disfruta criticando las posturas académicas de sus colegas, habló de sus obras el pasado jueves en Sevilla, dentro de un ciclo de conferencias que se ha realizado en el monasterio de la Cartuja. Perrault, que tiene abierto estudios en París, Berlín y está a punto de inaugurar otro en Luxemburgo, clausuró el ciclo organizado por la Consejería de Obras Públicas y la Fundación Mies van der Rohe de Barcelona.Pregunta. Son famosos sus edificios como el Complejo Olímpico de Berlín, el Banco Savis de Salzburgo o la Corte Europea de Justicia, en Luxemburgo. ¿Cúando podrá verse en España una obra suya?

Respuesta. Acabo de llegar de Badalona (Barcelona), donde estoy realizando un proyecto urbanístico para un complejo deportivo en el que le hemos dado luz verde al campo de entrenamiento de fútbol. Si todo marcha bien, las obras estarán terminadas el año próximo y, entonces, comenzaremos la construcción del estadio para terminar en septiembre del 2002.

P. ¿Es ese el único proyecto que tiene en el país?

R. También me han encargado una torre-hotel para el grupo Hábitat que haremos en Barcelona, en plena Diagonal. Las obras comenzarán en febrero del año próximo y estarán terminadas para el 2004.

P. ¿Cree usted que la arquitectura ha superado la tensión entre estética y funcionalidad?

R. La separación entre ambos conceptos es académica. Es un debate del siglo pasado. Actualmente lo que se hace es adoptar una actitud ética que será la que determine la forma. Primero tiene que haber un análisis y, después, un diagnóstico que definirá la forma. En realidad ésta es la definición del arte conceptual y supone un gran giro para la arquitectura contemporánea.

P. ¿Qué piensa de la exportación de modelos norteuropeos que tanto se practica en España sin tener en cuenta el entorno, ni el clima en el que se construirán esos edificios?

R. Es una estupidez. Lo mejor sería desplazar a los arquitectos porque cuando viajan los hombres, viajan las ideas. Importar los modelos carece de sentido. Además, en España hay una arquitectura de gran calidad que constituye una buena lección. Conozco más los proyectos de Barcelona, pero también obras de andaluces como Cruz y Ortiz. En general, hay una buena economía de medios, sin llegar al minimalismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de marzo de 2000