Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DANIEL CALPARSORO DIRECTOR DE CINE

"De momento, he claudicado cero en beneficio del negocio"

Daniel Calparsoro (San Sebastián, 1968) está metido de lleno en la promoción de su cuarta película, Asfalto. "Estoy muy contento con ella y por ahora no tengo otros proyectos", dijo ayer en Bilbao, donde presentó el filme. Asfalto está protagonizado por Najwa Nimri, Gustavo Salmerón y Juan Diego Botto. Ellos son los personajes de esta "historia de amor", como la define su director. "Es un amor a tres bandas", matiza Calparsoro, que se vive en una gran ciudad a la que el cineasta ha querido rendir tributo. Ese asfalto del título es el de Madrid, en agosto, a más de 40 grados a la sombra.Pregunta. ¿Esta película es su homenaje a Madrid?

Respuesta. Sí, sí, de alguna manera. Yo me voy a Madrid hace dos años y medio para buscar trabajo básicamente...

P. Usted ya tenía trabajo.

R. No, el mío es un trabajo que necesita de un dinero y de una serie de cosas. Siempre había conseguido financiar mis películas en Madrid, pero llegó un momento en el que tenía que estar allí evidentemente.

P. ¿Se le quedó pequeño el País Vasco?

R. No, no es eso. Es una cuestión de emigración laboral básicamente. Bueno, eso fue al principio. La ciudad me recibe estupendamente, es una ciudad muy mestiza, muy mezclada, donde hay una afluencia gigantesca de gente de razas, de procedencias diversas y todos encuentran su sitio, son acogidos calurosamente. Madrid es una ciudad sensual, la gente tiene ganas de hablar, de conocerse, de tocarse. Madrid me recibe muy bien, hay mucha luz y yo pillo mucho punto con eso.

P. ¿Asfalto bebe de la luz de Madrid?

R. Sí. Esa ciudad tiene una luz impresionante y yo he intentado reflejarla en la película. El que ha vivido en Madrid sabe perfectamente de lo que hablo.

P. ¿Escribió estos personajes para estos actores en concreto?

R. No. Primero quise hacer una historia de amor de una pareja y pensé que para hablar de una pareja necesitaba meter un elemento externo que hiciera aflojar los sentimientos ocultos. Y de ahí el propio guión acabó pidiendo un trío.

P. ¿Fue entonces cuando vió las caras de los actores?

R. No, tampoco. La única que tenía en mente era Najwa. Luego hice un proceso de casting normal.

P. ¿Qué buscaba?

R. Lo que yo necesitaba era que el trío funcionara, que hubiera una química, porque la película no es explicativa. El espectador tiene que creerse que los dos tíos son amigos, que están pillados por esa tía, que ella está pillada por los dos y que incluso son amigos entre los tres.

P. Y que hay una gran, pero invisible, potencia sexual entre ellos.

R. Exactamente. Entonces, en el casting se eligió cada actor en función de los otros dos y con Najwa como eje central. También quería que hubieran hecho ya mucho cine, llevado el peso de un largometraje y con cierto éxito, pero que fueran jóvenes y frescos. Que no fueran actores institucionalizados.

P. ¿Cómo trabaja con los actores? En la presentación de la película habla de la no-interpretación.

R. Es un término que me he sacado de la manga que consiste básicamente en que el trabajo del actor no esté en la pantalla. Que el espectador crea que es espontáneo. ¿Qué cómo se logra? Ensayando mucho, trabajándolo mucho antes. Según Juan Diego Botto, como si fueran ensayos de teatro. Así el actor llega al rodaje muy seguro porque el trabajo está hecho previamente.

P. En esta película que, como usted afirma, versa sobre una pareja o, como dice Najwa Nimri en un momento de Asfalto, en "una pareja de tres", ¿qué papel tiene la violencia?

R. La violencia es cinematográfica. La violencia genera dinámica y en cine la violencia es acción, es dinamismo. Y en este caso también es erotismo. Hay una violencia muy física, se pegan, se empujan y entonces hay mucho sudor. Es una película muy de piel.

P. ¿Cuáles son sus proyectos?

R. Por ahora dedicarme a dar a conocer Asfalto.

P. Ésta es su cuarta película y Najwa ha interpretado las cuatro, ¿como han evolucionado ambos en este tiempo?

R. Yo creo que tanto Najwa como yo lo hacemos mejor.

P. ¿Ha tenido que dejar de lado la frescura por esta mejoría?

R. No, yo creo que la frescura son dos cosas. Una es la mirada tuya, que la tienes o no y si la tienes no se pierde. Y otra, los actores, que son los que transmiten esa frescura. Tú tienes que saber elegir a los actores que poseen eso.

P. Esta película va a al Festival de Berlín, aunque no en competición. Todas sus películas han ido a festivales, ¿qué significan para usted acudir a estos certámenes? ¿Y los premios?

R. Los premios nada, porque apenas me han dado ninguno. Ir a festivales es una plataforma para que las películas lleguen a más sitios y se vendan a otros países.

P. De cuando empezó a aquí, ¿ha claudicado mucho en beneficio del negocio?

R. De momento, cero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000