Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ULTRADERECHA EN EUROPA

La Comisión discrepa de la presidencia de la UE y mantiene las relaciones con Viena

La Comisión Europea se distanció ayer de la presión política lanzada contra la extrema derecha de Austria por los restantes 14 socios de la Unión Europea. Bruselas recibió con frialdad el comunicado difundido la víspera por la presidencia portuguesa y lanzó un mensaje político opuesto al recordar que la Comisión no puede actuar contra Austria hasta que no constate que se incumple el Tratado. Y enfatizó que por el momento se limitará a "seguir de cerca la evolución de la situación en todo momento manteniendo sus relaciones de trabajo con las autoridades austriacas".

El presidente de la Comisión, Romano Prodi, convocó con urgencia a sus comisarios nada más conocerse el lunes el comunicado de la presidencia portuguesa. Los comisarios, que no habían sido consultados por los Catorce, según admitió ayer el portavoz de Prodi, intentaban recuperar la iniciativa política.Pero esa iniciativa se redujo a la solemne lectura por Prodi del comunicado pactado en el Colegio de Comisarios. El texto aprobado se limita a "tomar nota" de la declaración de los Catorce y "compartir las preocupaciones" de los Estados. A renglón seguido recuerda que la Comisión "seguirá cumpliendo su deber de guardiana de los Tratados", y que la Unión se basa en los principios democráticos defendidos en los artículos 6 y 7 del Tratado.

Es un mensaje político contradictorio con el lanzado la víspera por los Estados miembros. Éstos amenazan con acciones políticas para intentar impedir el acceso de la extrema derecha al poder. Bruselas se limita a admitir que no puede hacer nada para impedir la llegada de Jörg Haider y que sólo puede actuar a posteriori.

"No es contradictorio", se defendió el comisario Pedro Solbes. "No es ése el espíritu ni era ésa la intención. Puedo entender que parezca menos fuerte que el comunicado de los 14 Estados y que se entienda mal, pero no es contradictorio. Respetamos al 100% lo que han dicho los jefes de Gobierno y tomamos nota de ello", añadió.

La comisaria sueca de Medio Ambiente, Margot Wallström, declaró que "todos los Estados miembros de la UE deben respetar el Tratado, y la Comisión es su guardiana". "Tenemos derecho a estar en el debate, no podemos quedar en silencio. Todos los comisarios tenemos el mismo sentimiento de preocupación", añadió Wallström.

"No ha habido ninguna intención de dar la impresión de que nos oponemos a la iniciativa del Consejo, pero quizá el mensaje ha sido equivocado y confuso. Es verdad que el verdadero objetivo era recuperar la iniciativa política porque, si hoy no reaccionábamos, la prensa nos hubiera señalado con el dedo por estar en silencio", admitieron fuentes de la Comisión.

Efectos negativos de la presión

La reunión de los comisarios estuvo marcada por las explicaciones del austriaco Franz Fischler, militante del Partido Popular, el que va a pactar con Haider. "Fischler ha intentado explicar la situación política en Austria, donde Haider está subiendo en los sondeos por la presión internacional, porque sus efectos son completamente contrarios a lo que los Estados miembros quieren", explicaron otras fuentes de la Comisión Europea.

La presión de los Catorce continuó ayer. El canciller alemán, Gerhard Schröder, apoyó la estrategia de los Estados de la UE de aislar a un futuro Gobierno en el que estuviera incluido Haider. "Dejar claro que no tenemos nada que hacer con políticos como Haider no es interferir en los asuntos internos de Austria", dijo Schröder, quien añadió: "Nuestra postura quiere decir que trabajamos por una Europa basada en unos valores que han sido violados constantemente por Haider".

En Lisboa, el presidente de Portugal, Jorge Sampaio, anunció la suspensión de los preparativos de una visita oficial a Austria prevista del 1 al 3 de marzo, informa Javier García. "Se trata de un combate en defensa de los valores de la tolerancia y contra la xenofobia", explicó el primer ministro portugués, António Guterres, quien se mostró comprensivo con la tibieza mostrada por la Comisión pero reiteró el compromiso de los Catorce para intentar evitar la llegada de Haider al poder.

Mientras, en París, el primer ministro francés, Lionel Jospin, se comprometió ayer tarde en la Asamblea a adoptar todas las medidas necesarias para aislar políticamente a "la Austria de Haider y [Wolfgang] Schussel". Jospin justificó las presiones de la UE y dijo que su país redoblará esos esfuerzos desde la presidencia europea, que ejercerá en el segundo semestre del año, informa José Luis Barbería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000

Más información

  • Schröder y Jospin defienden el aislamiento de Austria y aseguran que no se trata de una injerencia