Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer y tres de sus cinco hijos mueren al arder una casa prefabricada de un barrio marginal de Bailén

, Una mujer y tres de sus cinco hijos murieron durante la madrugada de ayer en Bailén (Jaén) en el incendio de la casa prefabricada en la que vivían, en el barrio marginal de El Pilar. En la vivienda se encontraban el matrimonio, los cinco hijos y una hermana del esposo. Pasada la una de la madrugada se declaró el fuego, cuyo origen estaría, según las primeras hipótesis, en la chimenea de leña con la que se calentaban. Los fallecidos son Margarita Martínez Sánchez, de 25 años y sus hijos Sergio Tobaruela, de cuatro, Margarita, de dos, y Raúl, de 11 meses. Manuel Tobaruela, de 36 años, su hermana Encarna y los niños Alfonso y Ángel, de ocho y siete años, respectivamente, salvaron la vida, aunque se encuentran internados con quemaduras e insuficiencia respiratoria.El número 4 de la calle del Canario se convirtió en una trampa mortal. Los 70 metros cuadrados de la vivienda se incendiaron en apenas unos minutos. Manuel Tobaruela, que sufrió quemaduras en las manos, y su hermana consiguieron salir de la casa. El resto de la familia quedó atrapado en el interior.

El suceso se produjo unas horas después de que la mujer fallecida denunciara a su esposo por un supuesto delito de malos tratos. La Guardia Civil ha abierto una investigación por el fuego, aunque, en principio, descarta que el siniestro y la denuncia previa estén relacionados.

Según la versión de varios vecinos, a los gritos de Manuel Tobaruela acudió un grupo para intentar romper los barrotes de hierro que cerraban la ventana exterior. José Antonio Jiménez, un joven que consiguió penetrar al interior de la casa por un pequeño hueco abierto con un gancho metálico, halló a Alfonso y pudo sacarlo al exterior: "Le encontré dando bocanadas para intentar respirar y lo saqué. El padre me decía que mirara para encontrar a los otros, pero no aguantaba más. No podía ver y me faltaba el aire. No pude hacer nada más. No teníamos ni agua para echar. Si hubiéramos tenido otros medios para abrir la ventana...".

Cuando los bomberos llegaron desde Linares, localidad situada a unos nueve kilómetros de Bailén, Margarita y dos de sus hijos ya habían muerto. El mayor de los hijos, en estado muy grave, fue trasladado con su padre al hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Ángel Tobaruela permanece en el hospital de Linares, también grave. El menor, Raúl, falleció cuando iba a ser llevado a Sevilla en un helicóptero. Tenía quemaduras de tercer grado en el 70% del cuerpo y en tres ocasiones tuvo que ser reanimado por paros cardíacos.

José Sanz, cabo de la Policía Local de Bailén, comentó que los primeros indicios apuntan a la chimenea y a la leña acumulada en la casa como el origen del fuego. El presidente de la asociación de vecinos del barrio, Diego Cara, lamentó que las viviendas sigan ocupadas 12 años después de que se habilitaran de "forma provisional".

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Bailén, José Garrido, alegó que se siente "impotente" ante las personas que ocupan y desocupan estas casas y negó que las familias estén desatendidas por las autoridades municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000