Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTRA EN VIGOR LA LEY DE EXTRANJERÍA

Barajas y Ceuta inauguran la asistencia letrada gratuita a los inmigrantes

El aeropuerto de Madrid-Barajas y el puesto fronterizo del Tarajal entre Ceuta y Marruecos estrenaron ayer el servicio de asistencia letrada gratuita para extranjeros a los que la policía deniegue la entrada en España. En Barajas sólo se atendieron cinco casos (ninguno en Ceuta) de inmigrantes no admitidos en la frontera por carecer de documentación adecuada. Pero el Colegio de Abogados de Madrid, que presta este servicio, calcula que atenderán este año entre 5.000 y 10.000 de estos casos. Hasta la entrada en vigor ayer de la nueva Ley de Extranjería los retenidos por carecer de documentación no podían hacer valer sus derechos y, salvo que conociesen a algún abogado particular, sólo podían resignarse a esperar, retenidos en las dependencias policiales, hasta ser devueltos a su país.Este turno de oficio especializado en inmigración y asilo está integrado en Madrid ahora por 60 letrados, aunque se espera que su número se duplique en un mes. Cada día, dos de estos juristas, que serán cuatro en breve, permanecen veinticuatro horas de guardia (por la que cobrarán 19.000 pesetas) para asistir todos los casos que les lleguen de la comisaría de Barajas. Para redactar escritos, esperar entre asistencias y hacer llamadas disponen de una oficina con un teléfono y un ordenador cedidos por Aeropuertos Nacionales y Navegación Aérea.

En el puesto fronterizo del Tarajal

se habilitó una pequeña sala para que los abogados que se incorporen al nuevo turno de oficio puedan entrevistarse con sus clientes. Pero en la ciudad norteafricana se improvisa la aplicación de la ley. "Ahora mismo estamos deduciendo su funcionamiento con reuniones con la Fiscalía, con el Colegio de Abogados y otras instituciones", comentan desde la Delegación del Gobierno, informa Rocío Abad. De hecho, la falta de un reglamento que concrete los procedimientos a seguir con los extranjeros rechazados es el principal problema.

Además, el Colegio de Abogados de Ceuta aún no tiene muy claro ni quién pagará este trabajo (ha de sufragarlo en principio el Ministerio de Justicia, si bien aún no consta ninguna orden al efecto) ni quién va hacerlo, si bien fuentes de la entidad aseguran que no pueden obligar a ningún letrado a realizarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000