Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzalluz afirma que HB debe expulsar a los militantes que pertenezcan a ETA

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, afirmó ayer en Madrid que HB debería expulsar a aquellos de sus militantes que se demuestre que pertenezcan a ETA, en referencia a los miembros de la coalición independentista recientemente detenidos por pertenecer al aparato internacional de la banda terrorista. Pese a que el PNV ha criticado estos arrestos, en referencia a Gorka Martínez, miembro de la Mesa Nacional de EH, Arzalluz señaló: "HB, si se demuestra eso [su pertenencia a ETA], no lo podrá tener en su seno, so pena de que no le consideremos un partido democrático". "Se daría una situación parecida a la que ha pasado en algunos partidos democráticos que tenían miembros que han colaborado en asesinatos, por ejemplo del GAL". El líder del PNV subrayó que ése es el motivo de fondo de la suspensión del acuerdo parlamentario entre el Gobierno vasco y Euskal Herritarrok (la marca electoral de HB). Precisó que EH afirma que "apuesta decididamente por la vía política y que no da cobertura a ninguna clase de violencia, y que además no es necesario ni siquiera para llevar adelante su proyecto ningún tipo de violencia". "Pero, ¿hasta qué punto es la palabra la que cuenta o el comportamiento? Ésa es nuestra duda y por eso el lehendakari [Juan José] Ibarretxe tiene en suspenso el acuerdo parlamentario". Añadió que le gustaría saber por qué EH no usa la palabra "condena" frente a los atentados, aunque explicó que la respuesta podría estar en la militancia pasada en ETA de muchos miembros de la coalición, que "han vivido una determinada relación y no quieren usar una forma drástica de condena, como hay gente que no quiere condenar el franquismo".

Arzalluz hizo estas declaraciones tras celebrar una entrevista, que calificó de "muy agradable", con el presidente mexicano, Ernesto Zedillo, quien le explicó la política de extradiciones que sigue México contra los etarras y sobre la que el líder del PNV no se pronunció, dijo, para no "meterse" en los intereses de ese país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000