Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta concede tres años de estabilidad laboral a los interinos que han trabajado un año La Consejería y los sindicatos llegan a un acuerdo y extienden las reivindicaciones a Madrid

Por agotamiento. Hasta la medianoche se alargaron las negociaciones entre la Junta y los sindicatos para alcanzar un acuerdo que mejore las condiciones laborales de los interinos, unos 15.000 docentes, en Andalucía. Educación garantiza tres años de trabajo a aquellos que puedan certificar que ya ejercieron como profesores 12 meses, aunque no fueran consecutivos. Este punto fue el más conflictivo puesto que la Consejería comenzó ofreciendo esa seguridad laboral sólo a los que hubieran trabajado al menos cinco años. Ahora se pedirá al Ministerio un nuevo sistema de acceso a la función pública.

Se contará el tiempo trabajado de cada interino hasta la fecha de la firma del acuerdo, que beneficia prácticamente al 80% del colectivo si bien, el grupo más numeroso es el que forman aquellos docentes no funcionarios que han trabajado para la Administración entre tres y seis años, según los cálculos sindicales. La Consejería ha garantizado además que la convocatoria de oposiciones para este año, 2.800 plazas, no dejará a ese mismo número de interinos en la calle, puesto que se crearán empleos funcionales para necesidades específicas que servirán de colchón para los interinos. La estabilidad laboral ha sido el gran escollo de la negociación puesto que la mejora de las condiciones de trabajo que se le exigían a la Consejería han sido satisfechas. Se reclamaba que el colectivo pudiera gozar de las mismas ventajas que los funcionarios en cuanto a bajas por maternidad, excedencias laborales, intercambios, pago de los viajes cuando haya traslados en coche hacia zonas rurales. Y todo eso se acordó anoche.

También se pactó que la Consejería reconozca los sexenios de estos trabajadores y un complemento similar a los trienios que cobran los funcionarios, porque los trienios como tales no son competencia de la Junta, sino del Ministerio.

La pelota queda ahora en el tejado del Ministerio de Educación, al que le compete cambiar el sistema de acceso a la función pública si cede a las pretensiones sindicales. Administración y sindicatos consensuaron ayer la tabla de reivindicaciones que hoy mismo se expondrá en Madrid en la mesa sectorial de Educación: los sindicatos -ANPE, CC OO, UGT, CSIF y Ustea- quieren que se modifique el sistema de acceso a la función pública de tal forma que se reconozca a los interinos los años trabajados como méritos a la hora de presentarse a unas oposiciones, con lo que partirían con ventaja frente a los titulados que están en paro preparando los exámenes para ser funcionarios.

Opositores

Precisamente este colectivo ya ha hecho oír sus quejas. Les parece injusto que los interinos se cuelen en los empleos por partir con ventaja en un concurso de oposición cuando ellos llevan años preparando esos exámenes.

Una polémica semejante se resolvió en los tribunales a principios de la década de los noventa y se limitaron las ventajas de los interinos. Ahora se pide que se revise de nuevo ese asunto porque la bolsa de interinos ha engordado desmesuradamente: en Andalucía lo son un 20% de los docentes, algunos con más de 10 años de trabajo acumulado.

Fuera de este acuerdo se quedarán apenas un 10% de los interinos, los que no alcancen un año de trabajo. José Campos, secretario general de la Federación de la Enseñanza en Andalucía valoró ayer el pacto porque cree que es "probablemente, el mejor de todos los firmados en otras comunidades". "El consejero y la Junta han cumplido. CC OO está dispuesta a ir inmediatamente a Madrid a reivindicar un nuevo sistema de acceso", añadió.

La Consejería ha negociado este acuerdo con una celeridad propia de tiempos electorales para evitar que las manifestaciones empañen este periodo político. Campos dijo ayer que si, a partir de ahora, hay manifestaciones en Madrid ellos tampoco esperarán a que pasen las elecciones, tal y como ha ocurrido aquí. Pero eso se negociará con otras centrales para ver hasta donde están dispuestas a llegar, esta vez en kilómetros, los que separan Andalucía de Madrid.

Desde la UGT, Antonio Fortes, responsable de la enseñanza pública en este sindicato valoró el acuerdo y considera que es posiblemente el mejor de todos los que hay firmados en España. Sobre las manifestaciones al Gobierno central, Fortes dijo que, por ahora, se conforman con que Pezzi traslade a Madrid la petición sindical de cambiar el acceso a la función pública.

El sindicato CGT no tiene representación en la mesa sectorial pero estuvo como oyente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000