Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Muerte de un sátrapa

CON FRANJO Tudjman desaparece uno de los más reconocidos sátrapas de los Balcanes. Tudjman, junto con Milosevic, tuvo una enorme responsabilidad en las guerras y las tragedias humanas que han asuelado la antigua Yugoslavia. Hizo un uso abyecto del nacionalismo -limpiezas étnicas incluidas- para hacerse con el poder y conservarlo en un pequeño país (cinco millones de habitantes) independizado. Pero supo atraerse la simpatía de Alemania y el importante apoyo del Vaticano a una Croacia católica. En definitiva, maniobró con habilidad para convertirse en una pieza clave de la estrategia occidental en los Balcanes. Pero nadie fuera de Croacia lamentará su muerte. Desde luego, nadie de los ayer presentes en Helsinki, que tuvieron buen cuidado en no incluir a Croacia entre los candidatos a la UE.Tudjman ha dominado completamente el Estado croata durante 10 años, con una popularidad que no cabe menospreciar. En principio, las elecciones legislativas están convocadas para el próximo día 22, y el presidente en funciones dispone ahora de 60 días para convocar las presidenciales. La transición hacia la era post-Tudjman puede resultar traumática. Tras su desaparición, los croatas tienen ahora la oportunidad de llenar ese vacío de una forma democrática y sensata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de diciembre de 1999