La "ñ" en la Casa Blanca

Al Gore y George W. Bush incorporan el español a su lucha para conquistar la presidencia de EE UU

"Ganamos más con Gore", asegura un eslogan de la campaña para conquistar la Casa Blanca del actual vicepresidente de Estados Unidos. "George W. Bush se gana el corazón de los hispanos", reza otro promovido con el mismo objetivo por el gobernador de Tejas. Pero la novedad no está en el contenido de los mensajes, sino en la lengua en que son difundidos. Ambos eslóganes se encuentran en las páginas web en español de los dos principales aspirantes a la sucesión de Clinton. Y es que la última campaña presidencial norteamericana del sigloXX es también la primera bilingüe.Que el voto hispano es el gigante que despierta en EE UU ya se dijo en los comicios de 1996; la novedad es que ahora los candidatos hablan en español. Pronunciaron unas frases en esta lengua en los discursos con que anunciaron sus candidaturas y, desde entonces, las introducen en la mayoría de sus intervenciones.

Más información

En su página en Internet (www.georgebush.com/espanol), el gobernador de Tejas posa en una foto con un grupo de hispanos bajo un cartel que reza: "Viva la raza". Bush da entrevistas a la televisión en un aceptable y simpático castellano, es un enamorado de la cultura mexicana, defiende la educación bilingüe, es partidario de la apertura a la inmigración y se siente muy a gusto entre los hispanos. De hecho, es uno de los pocos republicanos que obtienen en las urnas una gruesa porción del voto latino.

Cuando Clinton y Gore, con el baile de Macarena como himno, ganaron en 1996 el apoyo masivo de los hispanos, fueran pobres o ricos, conservadores o progresistas, de Miami o California, el Partido Republicano comprendió que tenía que cambiar de actitud. Su hostilidad hacia los inmigrantes llegados desde el sur del río Grande y su defensa numantina de la política English Only le estaban costando el apoyo de una comunidad que ya cuenta oficialmente con 31,3 millones de miembros en EE UU y que superará en número a la afroamericana en el año 2004.

Hasta el ultraconservador Newt Gingrich se dio cuenta del desastre. Una de sus últimas iniciativas antes de dimitir como presidente de la Cámara de Representantes fue difundir sus comunicados en inglés y en español. Pero sus colaboradores cometieron un error que provocó las risas hispanas y un sardónico comentario en The Washington Post. Tradujeron literalmente el título en inglés de Gingrich (Speaker of the House) y lo dejaron en "el hablador de la Casa".

Para explicar este giro, los republicanos argumentan que están intentando recuperar el apoyo mayoritario de los hispanos de que disfrutó Ronald Reagan. Aquel presidente, en efecto, supo capitalizar los sentimientos religiosos y conservadores de muchos latinos y el anticastrismo del exilio cubano.

La conversión demócrata al bilingüismo es más natural. Este partido ha defendido posiciones más favorables a los inmigrantes y las minorías raciales y culturales. Y a Gore le ocurre lo mismo que a Bush: su simpatía por lo hispano data de antiguo. El vicepresidente chapurrea algunas frases en español, lengua cuyos rudimentos aprendió en el colegio y en una estancia en México. Ahora su hija Karenna, convertida en una de sus principales asesoras de campaña, le entrena en el manejo de esa lengua, que ella consolidó durante unas prácticas de periodismo en España. En su página web en español (www.algore2000.com/espanol), Gore promete construir un EE UU "mejor no sólo económicamente, sino en todos los aspectos".

Los esfuerzos de Gore por soltar algo en castellano en sus discursos han merecido comentarios divertidos en la prensa. Por ejemplo, Gore, en una jornada muy calurosa en El Paso, dijo: "Qué felicidad me da estar aquí con ustedes, aunque sea un poco caliente". "Gore y Bush", escribe Time, "saben que si alguien quiere cabalgar la próxima ola de la política norteamericana, debe tomar lecciones de español". El voto latino es crucial en siete Estados (California, Tejas, Florida, Nueva York, Illinois, Arizona y Colorado) para conquistar la Casa Blanca. Y aunque de diversos orígenes nacionales, "los hispanos han adquirido en esta década un sentimiento de comunidad con derechos colectivos", dice Lidia Camarillo, del Proyecto para la Educación del Votante, de San Antonio.

No todo el mundo lo ve así. Pat Buchanan, el ultraconservador comentarista periodístico que aspira a hacerse con la candidatura presidencial del Partido Reformista, despotrica del bilingüismo de la actual campaña. "La última vez que hice un recuento, la mayoría de los americanos hablaban inglés", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de diciembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50