Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centro de integración denuncia la falta de recursos para discapacitados

Cinco alumnos con discapacidades psíquicas que la Comunidad de Madrid trasladó al Instituto de Educación Superior Alameda de Osuna, en el distrito de Barajas, carecen de recursos humanos y técnicos para recibir una "enseñanza adecuada". Así lo denunció ayer el departamento de orientación del centro, según el cual, los chavales requieren de material didáctico especial para sus clases, así como de un logopeda.La Consejería de Educación convirtió el colegio en un centro de integración, es decir, un instituto al cual pueden asistir chavales con deficiencias mentales. Para ello sólo ha asignado un presupuesto de 118.000 pesetas para los materiales especiales de estudio y un especialista en pedagogía terapéutica, que los profesores del centro consideran "insuficiente", declaró el rector, Blas López Manso.

"Los alumnos también requieren un logopeda porque tienen dificultades para hablar, pero la Consejería dice que sólo lo pueden tener cuando están en primaria y no en la secundaria, como ahora", señaló Blanca Gómez, orientadora del centro.

Un portavoz de la consejería anunció ayer que "se estudiará" el caso del instituto. "A los centros de integración nunca se les va a negar dinero", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999