Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez deja en libertad sin fianza a 32 detenidos en una redada en un burdel de Humanes

El titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Fuenlabrada ha puesto en libertad sin fianza a 32 detenidos por su supuesta implicación en una red de inmigración ilegal de prostitutas, según fuentes judiciales. La redada se desarrolló el miércoles de la semana pasada en Humanes. Los agentes, que ayer hicieron pública la operación y mantuvieron las imputaciones, irrumpieron en el local a medianoche y arrestaron a 22 mujeres y a 10 empleados. Los agentes quedaron perplejos al enterarse del resultado judicial. "No sabemos qué ha pasado. El juez fue testigo de lo que pasaba en el club", dijo un portavoz.

Los policías encargados de la investigación sostienen que había pruebas evidentes de que se cometían delitos contra los derechos de los trabajadores en el club. "Había pruebas fehacientes de que se explotaba a las mujeres, de que se las amenazaba y de que éstas habían manipulado sus pasaportes y documentos para conseguir permanecer en España", explicó un portavoz de la Dirección General de la Policía, quien añadió que el mismo juez de Fuenlabrada encabezó la comisión judicial que acompañó al despligue policial encargado de la redada. Los agentes de la Brigada Central de Extranjería detuvieron a diez empleados y arrestaron a 22 mujeres.Sin embargo, todos los implicados volvieron a trabajar al local dos días después. El establecimiento ha funcionado con normalidad tras la actuación policial. Según fuentes judiciales, ninguno de los imputados fue enviado a prisión.

Domiciano Blanco, el encargado del garito, asegura que fue el único que permaneció 72 horas en el calabozo hasta que el pasado sábado fue puesto a disposición judicial. "Declaré ante el juez y me puso en libertad, como ocurrió con el resto de nuestros empleados. El hecho de que nos pusieran a todos en la calle es nuestra mejor defensa", dice Domiciano. "La policía ha pegado un buen patinazo porque se ha demostrado que todas las acusaciones son falsas", agrega.

El encargado mantiene que en su negocio ni se amenaza ni se coacciona a ninguna chica: "Ellas trabajan libremente en el club y nosotros no las traemos aquí. Luego, si se suben a la habitación con alguna persona es asunto de ellas".

Los abogados que representan al club Los Castillos estudian ahora si demandarán a la policía por su actuación.

Un portavoz de la Dirección General de la Policía explicó ayer que la puesta en libertad de los detenidos no significa que sean inocentes: "Se ha actuado con hechos probados a raíz de una denuncia. El hecho de que queden libres no implica nada. Además, muchas de las mujeres detenidas podrían ser explusadas de España, ya que entraron aquí como turistas con visado y no disponían de la documentación necesaria".

Investigación policial

La investigación policial arrancó cuando se recibió una serie de denuncias anónimas de clientes. Las llamadas apuntaban a la presunta explotación laboral que padecían las mujeres, ya que, según la Dirección General de Policía, eran amenazadas si no obtenían grandes beneficios diarios.El encargado del local se mostraba ayer sorprendido: "Nunca hemos tenido problemas con nadie y tampoco ha habido reyertas o peleas en este local. Estamos abiertos a cualquier investigación y, de hecho, hemos vuelto a abrir sin ningún impedimento". La policía mantiene que el club es supuestamente una tapadera de una red de inmigración ilegal de mujeres suramericanas, africanas y europeas. Reiteran que poseen pruebas de que las mujeres estaban sometidas a un férreo control y fiscalización.

Una recepcionista anotaba en un libro todas las ocupaciones e incidencias de las mujeres y se encargaba de cronometrar el tiempo que pasaban con cada cliente en la habitación. Cada mujer pagaba supuestamente a los responsables del local 8.000 pesetas diarias en concepto de alojamiento y comidas. Además, siempre según la Dirección General de la Policía, a dos porteros, Ramón A.P. y Fernando S.C, se les incautaron varios gramos de cocaína que supuestamente vendían a los clientes.

La documentación intervenida ha revelado que los propietarios del club han obtenido 23 millones de pesetas de beneficios por cada uno de los diez meses que lleva abierto el negocio. Fueron arrestados Alfonso D. A., copropietario del club; Domiciano B. M., encargado del local y de su funcionamiento.

El club Los Castillos es muy popular en Humanes. Un trabajador del polígono La Fraila aseguró ayer: "Es un club de lujo con muchas mujeres, aunque un poco caro. Entré un día y pagué 2.000 pesetas por una cerveza".

La policía afirma que requisó 5.728.000 pesetas en metálico, papelinas de cocaína, un envoltorio con dos gramos de la misma sustancia, un trozo de hachís, una pistola de fogueo con diez cartuchos y defensas propias de los servicios de seguridad.

El encargado se defiende diciendo que todo era propiedad de uno de los camareros: "En esto no tenemos nada que ver".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999

Más información

  • La policía detuvo a 10 empleados y 22 mujeres en una operación contra la inmigración ilegal