Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serra tacha de electoralista la propuesta del PSOE de suprimir la mili en el 2000

El ministro de Defensa, Eduardo Serra, rechazó ayer por "electoralista" e "incoherente" la propuesta del PSOE de que el servicio militar obligatorio acabe en el año 2000 y de que el sorteo de quintos celebrado la pasada madrugada sea el último de la historia. La contundencia de Serra en su réplica al diputado socialista Pedro Moya cierra el paso a la posibilidad de que el PP anuncie el final del reclutamiento forzoso antes de las elecciones generales de la próxima primavera, tal como defienden algunos sectores del partido.Moya sostuvo que el proceso de transición de la mili ya "no da más de sí" y que al Gobierno se le está viniendo abajo su proyecto por el aumento de objetores y la falta de aspirantes al Ejército profesional. "El Gobierno no se debe empeñar en llegar a un número de profesionales imposible", dijo el diputado socialista.

En su respuesta, Serra recordó que el Ejecutivo se comprometió en 1996 a profesionalizar las Fuerzas Armadas en un plazo de seis años. "Llevamos tres", subrayó, "y más de la mitad de los soldados y marineros son profesionales. La realidad avala la certeza de nuestro propósito y la posibilidad de cumplir nuestro compromiso". "Se ha dicho que antes del 31 de diciembre del 2002 las Fuerzas Armadas serán totalmente profesionales y lo van a ser", continuó, sin apartarse un ápice de la fecha marcada en la ley vigente.

El ministro insistió en la necesidad de "guardar un equilibrio entre la profesionalización, la modernización y el rigor presupuestario". "Compaginar estas exigencias", advirtió Serra, "no es compatible con alegrías electoralistas extemporáneas".

Serra contrapuso a la oferta del PSOE "la seriedad, el rigor y la coherencia del camino de firmeza que está siguiendo el Gobierno". A su juicio, no se puede suprimir la mili a finales del 2000, ya que en esa fecha sólo habrá 85.000 soldados profesionales, 17.000 menos de los 102.000 que fijó como mínimo el Parlamento. "Si se olvidan las necesidades de la defensa, todo se puede hacer", recriminó a Moya.

Aval de Aznar

El titular de Defensa repitió ayer ante el pleno del Congreso las posiciones que ha mantenido en privado, con la diferencia de que ayer lo hizo en nombre del Gobierno, lo que no sería posible sin el aval de Aznar. El ministro parece haber convencido al presidente de que defienda los plazos fijados para la profesionalización y no ceda a la tentación de liquidar prematuramente la mili.Ayer el ministro, que hasta ahora no había destacado por su beligerancia hacia el PSOE, comparó por vez primera la gestión del PP y la de los socialistas y les espetó que, al ritmo que venían contratando soldados cuando gobernaban, "el Ejército profesional sería realidad en el 2015", y no en en el 2002.

El Ministerio de Defensa hará hoy públicos los resultados del sorteo informático celebrado esta madrugada para asignar los destinos de los 100.815 jóvenes que deben incorporarse a filas el año próximo. Los resultados pueden consultarse a partir de las 14.00 horas en el teléfono 902 12 14 14 y en la página de Internet www.mde.es, así como en los centros de reclutamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999

Más información

  • El ministro mantiene el plazo del 2002