Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra Republicana abre la puerta a la abstención en la investidura de Pujol

No habrá un gran pacto nacionalista en Cataluña entre Convergència i Unió (CiU) y los independentistas de Esquerra Republicana (ERC), al menos antes de la investidura de Jordi Pujol. Pero ayer, el secretario general de ERC, Josep Lluís Carod, abrió la puerta a que los republicanos se abstengan en la sesión de investidura si CiU acepta algunos de sus puntos programáticos. Así lo dijo después de entrevistarse durante dos horas y media en el Palau de la Generalitat con el presidente en funciones, Jordi Pujol.

La constitución del Parlamento catalán, el pasado viernes, evidenció una situación de empate técnico entre dos bloques separados por un solo voto. El candidato de CiU a presidir la Cámara obtuvo 68 votos -los de CiU y el PP-, mientras que el socialista logró 67, procedentes del PSC, ERC e Iniciativa per Catalunya.Esta situación fue analizada con gran preocupación por los estrategas de CiU, especialmente porque mostraba a su partido totalmente ligado al PP. Y tampoco satisfizo a ERC, que se esfuerza en subrayar su equidistancia entre socialistas y nacionalistas. Ayer Carod, tras entrevistarse con Pujol, abrió claramente la puerta a un cambio de escenario para la investidura que pasa por la abstención de Esquerra.

Apoyo descartado

Carod explicó que había informado a Pujol con rotundidad de que no tendrá el apoyo de los independentistas en la votación de investidura del próximo martes. "El sí comporta un nivel muy elevado de identificación y no es fácil lograrlo en tan pocos días cuando se trata de proyectos, programas y espacios ideológicos tan distintos", aseguró. Y explicó que sólo la formación de un Gobierno tripartito con CiU, el PSC y ERC comportaría el apoyo de Esquerra a Pujol.En cambio, Carod manifestó por primera vez que está dispuesto a pasar "del no a plantear la posibilidad de la abstención". Ello se debe, dijo, al hecho de haber encontrado por parte de Pujol "predisposición" a discutir los 15 puntos programáticos que ERC ya ha registrado en el Parlamento catalán en forma de iniciativas legislativas.

El propio líder independentista subrayó que no es necesario que CiU los asuma todos y en toda su plenitud para conseguir su abstención y no dijo cuáles serán sus planteamientos "irrenunciables" para abstenerse. Los quince puntos serán analizados hoy mismo en una nueva reunión entre los dos partidos, aunque en esta ocasión no se celebrará al máximo nivel. Por parte de ERC acudirán el portavoz parlamentario, Josep Huguet, y el duro Joan Puigcercós.

La reunión entre Pujol y Carod estuvo a punto de suspenderse a instancias de algunos de los más próximos colaboradores del dirigente republicano, como Puigcercós, que le propusieron que no se presentara a la cita. Entre los independentistas había una gran desconfianza hacia CiU por considerar que sus propuestas de colaboración no son sinceras. Miembros de la cúpula de ERC encajaron especialmente mal la última insinuación de CiU: estudiar la posibilidad de presentar listas conjuntas en las próximas elecciones generales.

Carod explicó que en un momento de la reunión de ayer Pujol le "sugirió" la posibilidad de estudiar esta vía, pero añadió que no la consideró ni siquiera una propuesta formal. "Le he contestado que ERC piensa concurrir a los comicios con la misma identidad que lo hace en las elecciones desde 1931 [año de su fundación]", aunque agregó que trasladará la "sugerencia" a los órganos del partido.

La entrevista, no obstante, no fue crispada y a ello ayudó que Pujol admitiera discutir en el terreno de juego propuesto por ERC: la conversación se limitó a asuntos que afectan a la investidura y no se abordaron aspectos como un eventual pacto de legislatura ni un gobierno de coalición. Fuentes republicanas explicaron que Pujol se mostró inquieto e incluso nervioso, y que aguardó a Carod con las 15 iniciativas legislativas que ERC considera prioritarias sobre la mesa. El líder independentista explicó que las habían examinado brevemente "una por una".

La postura de Carod, que afirmó solemnemente que ERC no apoyará a Pujol en la investidura, obligará ahora al candidato nacionalista a buscar el apoyo del PP. Si el líder de CiU quiere ser investido en primer término, deberá contar con el voto afirmativo del Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999

Más información

  • Los independentistas rechazan ir en una lista con CiU en las generales