Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SALUDUN JUEZ REABRE EL CASO

Un muerto y 60 afectados por aspirar amianto en una fábrica

El Juzgado de Instrucción Número 1 de Sant Vicent del Raspeig ha reabierto el caso Uralita, una denuncia presentada el año pasado por seis ex trabajadores de una cementera afectados por asbestosis, enfermedad profesional que se contrae por aspiración de amianto. La decisión judicial coincide con la muerte, el martes pasado, de uno de los operarios.

Los demandantes son antiguos empleados de la factoría Fibrocementos de Levante (perteneciente al grupo Uralita), de Sant Vincent del Raspeig. El juzgado, tras las primeras diligencias (la declaración de cuatro inspectores de trabajo) archivó en marzo pasado la denuncia de los ex empleados contra la empresa por un supuesto delito contra la salud de los trabajadores.Sin embargo, el mismo juzgado, basándose en un informe del fiscal, ha decretado la reapertura del caso y la práctica de nuevas diligencias, entre ellas la declaración de dos facultativos de la empresa encargados de los reconocimientos médicos a los trabajadores desde la entrada en vigor del Reglamento de Trabajos con Riesgos de Amianto, en el año 1984. Además, el fiscal también reclama que se aporten los historiales médicos de los demandantes.

El presidente de la Asoción de Enfermos por Amianto, Francisco Martínez, ex trabajador de la mencionada fábrica y uno de los demandantes, ha expresado su satisfacción por la decisión del magistrado de reabrir el caso. Martínez asegura que desde el año 1990 unos 60 empleados de la fábrica han resultado afectados por esta enfermedad, justo el 20% de la plantilla. "De ahí nuestra sorpresa cuando los cuatro inspectores que en su día declararon ante el juez mantuvieron que todo estaba en orden en la empresa", señala Martínez, quien asegura que tres de estos 60 operarios afectados por aspiración de amianto están en estado grave.

Uno de estos operarios, Jesús Cobos García, de 64 años, murió el martes. El fallecido había trabajado durante más de 35 años en la factoría de Sant Vicent del Raspeig. Al ex trabajador le habían diagnosticado hace un año y medio la enfermedad laboral de asbestosis.

El presidente de la Asociación de Afectados por Amianto ha ofrecido su ayuda a la familia del fallecido en el supuesto de que opte por denunciar a la empresa Fibrocementos de Levante. Tras la muerte de este ex trabajador, Martínez exige a la Administración mayor sensibilidad hacia los trabajadores afectados por enfermedades profesionales. "Ahora sólo se habla de los accidentes laborales, pero tampoco hay que olvidar que muchas enfermedades profesionales son mortales", concluye Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999