Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metales pesados, residuos fecales y aceites contaminan el río Vinalopó

Al contaminado río Segura le ha salido un competidor de altura, y a tan sólo 21 kilómetros de su tóxico cauce. Una analítica encargada por el Ayuntamiento de Elche sobre el caudal del río Vinalopó ha constatado altas concentraciones de residuos fecales, aceites y detergentes en las aguas, así como la existencia de metales pesados. El informe, realizado por un laboratorio privado a partir de muestras recogidas en el tramo del río que transcurre por el término municipal ilicitano, subraya que el Vinalopó recibe "vertidos esporádicos e incontrolados" de carácter tóxico. Estos aportes, según la analítica, provocan marcadas "subidas" en la contaminación del río.Agentes notablemente perjudiciales como los nitratos, el amonio o los nitritos, forman parte del caudal. En una anterior muestra, realizada en febrero pasado, se encontraron metales pesados como cromo y plomo, ahora desaparecidos por efecto de esa línea discontínua en la contaminación. Elementos que continúan aflorando en sus negras aguas, aunque en poca cantidad, son hierro, manganeso, zinc y cobre.

Desde su nacimiento en Banyeres (L"Alcoià), hasta su desembocadura en Elche (Baix Vinalopó), el río recoge múltiples vertidos urbanos consecuencia de la ausencia de depuradoras en algunos municipios, que vierten directamente las aguas fecales en el cauce. A la dejadez de los municipios se suman las importantes aportaciones de las industrias a la degradación del río. Los residuos de empresas textiles, marmoleras, químicas, calzado y papel, pese a que han descendido notablemente en los últimos años, continúan convirtiendo al Vinalopó en uno de los ríos más degradados de la Comunidad.

La analítica ha puesto de relieve que Elche también aporta su grano de arena en esta contaminación tóxica que acaba en el mar. El laboratorio ha detectado la presencia de altas cantidades de aceite industrial. "Posiblemente se trate de algún desalmado que vierte el aceite de algunos talleres de la ciudad", consideró el concejal de Medio Ambiente de Elche, Andrés Amorós, que anunció un incremento en la vigilancia del cauce.

Actuación conjunta

El edil ilicitano subrayó la necesidad de emprender una "actuación conjunta" de todos los municipios afectados. El primer paso para la consecución de un río saneado pasaría por el compromiso de los ayuntamientos de depurar sus aguas fecales antes de verterlas directamente al río, así como aumentar el control sobre las empresas que no respetan el medio ambiente. Amorós subrayó que el escaso caudal del río hace imposible su autoregeneración. El estado del Vinalopó, según el titular de Medio Ambiente, "no presenta una contaminación excepcional si se tiene en cuenta la gestión que se realiza del río". El Ayuntamiento de Elche realizará controles periódicos sobre la calidad de las aguas a su paso por la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999