ENTREGA DE LOS PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS

Encantados de conocerse

Günter Grass y Steffi Graf se conocieron ayer en Oviedo. Aunque proceden de ámbitos muy diversos y responden a las mentalidades de generaciones muy distintas, la condición de alemanes de ambos suscitó bastantes preguntas de los cientos de periodistas presentes en Oviedo. De sus respuestas cabe deducir que ambos presentan un rasgo común: ninguno de los dos ha conseguido ser profeta en su tierra. Tanto el intelectual como la deportista, siempre han contado con más simpatías y reconocimiento en el extranjero que en su propio país de origen. Günter Grass confesó ayer que no terminaba de entender las razones por las cuales los críticos alemanes solían ocuparse más de sus opiniones políticas o de sus actitudes públicas que de los resultados de su literatura. En la misma línea, la famosa tenista lamentó también que su carrera hubiera estado salpicada de ataques en los medios de comunicación alemanes.Steffi Graf se mostró, en cualquier caso, encantada de compartir un premio con un escritor que calificó de "figura cumbre de la literatura alemana". "Grass nos ha ayudado a todos", comentó la deportista, "a entender el mundo en el que vivimos".

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de octubre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50