Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plan para agilizar los juicios de separación y divorcio en Bilbao

El 3 de noviembre, comenzará a funcionar un plan de juicios rápidos en los tres juzgados de Familia de Bilbao para que las parejas que de mutuo acuerdo quieran separarse o divorciarse obtengan la sentencia en el plazo de una semana a partir de la presentación de la demanda, según ha señalado el juez decano de Bilbao, Juan Pablo González. Actualmente los tres juzgados de Familia existentes en la capital vizcaína emplean entre uno y dos meses para concluir los procedimientos de separación o de divorcio de mutuo acuerdo, que suelen ser unos 350 al año. Según el juez-decano de Bilbao, en esta primera fase se quiere implantar un plan de mejora para agilizar los procedimientos de separación y divorcio; en una segunda fase y a la vista de los resultados que dé la primera, se pondrán en marcha otros procedimientos en materia de familia, también con el objetivo de acelerarlos.

El plan prevé que las sentencias en los casos de mutuo acuerdo se podrán entregar a la pareja en vías de separación o divorcio en el momento en que comparezcan ante el juez para ratificarse en sus peticiones. "El éxito de esta celeridad que se quiere imprimir en estos procedimientos de familia depende de la colaboración que presenten letrados y procuradores", añade González.

Según el proyecto diseñado para la primera fase, un día a la semana y durante la mañana, se celebrarán en los juzgados de Familia de Bilbao los juicios de esa naturaleza en sesión única. "De esta manera, el funcionamiento general de los juzgados se agiliza y les queda más tiempo para resolver otros asuntos de esta materia", apunta.

Agilizar procedimientos

Si la primera fase obtiene unos resultados satisfactorios, se desarrollará la segunda parte del plan, consistente en agilizar los procedimientos de modificación de medidas cautelares, enajenaciones en casos de menores incapaces, nombramientos de tutores, nombramientos del defensor judicial y operaciones de particiones de bienes familiares. El objetivo es seguir ampliando el número de procedimientos que puedan ser resueltos en el plazo de una semana.

El juez decano reconoce que los juzgados civiles cada año ven restringidas las demandas porque se está acudiendo, cada vez más, a los arbitrajes. Los de Familia, sin embargo, incrementan cada año los registros porque todos los problemas requieren la intervención del juzgado. Aunque el incremento de casos de separación y divorcio descendió del 10% en 1997 al 6% en 1998, la tendencia es ascendente.

González destaca que este sistema de agilización tiene varias vertientes: acorta los plazos de espera y beneficia a los ciudadanos, mejora la imagen de la Administración de Justicia y permite a los órganos judiciales de familia dedicar más tiempo a otros asuntos en beneficio del funcionamiento general de los juzgados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999