Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Veintiocho inmigrantes, detenidos en dos pateras cerca de Fuerteventura

Los extranjeros clandestinos habían pagado por el viaje 100.000 pesetas cada uno

Fuerteventura se ha convertido en uno de los objetivos preferidos por los traficantes de hombres para trasladar a inmigrantes norteafricanos hasta las costas españolas. Durante la noche del pasado viernes, la Guardia Civil detuvo en alta mar a veintiocho inmigrantes que navegaban en dos pateras e intentaban alcanzar el sur de la isla. La patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil interceptó a las dos embarcaciones cuando navegaban juntas a 8,5 millas de la localidad de Morro Jable, según Efe. Entre los inmigrantes norteafricanos, presumiblemente magrebíes carecían de documentación— viajaban dos menores, de 14 y 16 años, y dos mujeres.

Una vez detectada la presencia de las pateras su localización resultó difícil, ya que los ocupantes apagaron sus motores y trataron de ocultarse en la oscuridad. En una de las pateras viajaban 15 personas y en la otra 13. Una de las embarcaciones intentó huir al observar la presencia de la patrullera de la Guardia Civil.

Los inmigrantes detenidos estaban mojados y pidieron agua y alimento a la Guardia Civil. Varios relataron a los agentes que habían pagado 100.000 pesetas cada uno a los patrones de las embarcaciones. Llevaban navegando 24 horas desde que salieron de El Aaiún.

Las pateras se orientaban con una brújula rudimentaria y los patrones se guiaban por las luces del faro de la Entallada, situado en el Gran Tarajal (Fuerteventura). Este faro sirve de orientación a las numerosas embarcaciones de inmigrantes que en los últimos meses llegan a Canarias procedentes de África. Los detenidos fueron trasladados a la comisaría de la Policía Nacional en Puerto del Rosario.

Por otra parte, el teniente coronel jefe de la Guardia Civil de Melilla, Domingo Aguilera, cuyo cuerpo es responsable del control de la inmigración clandestina en el perímetro fronterizo, aseguró ayer a la agencia Europa Press que la nueva doble valla que separa Melilla de Marruecos ha supuesto una importante reducción de la entrada a territorio nacional de inmigrantes sin documentos.

Nuevas medidas

No obstante, Aguilera reconoció a los periodistas, tras la celebración de los actos oficiales de la patrona de la Guardia Civil —la Virgen del Rosario—, que la entrada de inmigrantes irregulares a través de los puestos fronterizos de España en África "se mantiene, aunque va a la baja". En este sentido, el responsable de la Guardia Civil en Melilla se mostró optimista sobre la posibilidad de alcanzar "la seguridad total" cuando entren en funcionamiento las nuevas medidas de control fronterizo, especialmente los tornos y las barreras informatizadas, "de modo que el que pase por allí sea sólo el que tiene que pasar", dijo. Domingo Aguilera manifestó que los inmigrantes clandestinos que están llegando a través de Ceuta y Melilla son argelinos y marroqués, de rasgos físicos similares, que usan pasaportes de compatriotas suyos que sí los poseen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999